La jornada de enfrentamientos que se presentaron el 20 de Julio en Neiva, deja un resultado desalentador en la conmemoración de la fiesta Patria. La jornada de manifestación la cual se inició en horas de la mañana con movilizaciones por las principales calles de la ciudad en forma pacífica, terminó en la tarde con enfrentamientos entre miembros del ESMAD de la Policía y encapuchados que iniciaron con quemas de llantas y bloqueos en el sector del intercambiador víal de la Universidad sur colombiana y donde una fracción de encapuchados se  desplazó hacia el sector del restaurante las vegas donde los clientes salieron corriendo ante los enfrentamientos que se presentaron entre el ESMAD de la Policía y los encapuchados.

Los vándalos entre tanto llegaron a la estación de combustible de la empresa Cootranshuila donde amenazaron con armas blancas al personal surtidor de combustible y hurtaron el producido de la estación y tarros de aceites los cuales esparcieron en la vía con el objetivo de al parecer  iniciar fuego para contener la reacción de los uniformados quienes los enfrentaron y los lograron replegar hacia la Universidad Sur colombiana donde los encapuchados se atrincheraron para poder enfrentar a la Policía.

De acuerdo al Coronel Diego Vásquez , comandante de la Policía metropolitana en Neiva, la jornada de enfrentamientos comenzó hacia las tres de la tarde y permaneció hasta horas de la noche dejando como resultado cuatro miembros de la Policía heridos, quienes fueron los que llegaron inicialmente a impedir la agresión a los establecimientos de comercio privados y públicos, uno de ellos resultó con una fractura en el maxilar inferior, trauma en su boca y cara producida con objeto contundente, otro de los uniformados fue atacado con una bomba molotov resultando con quemaduras de segundo grado en el brazo y otros dos con traumas en brazo y manos producto de ataque con objetos contundentes. Por otra parte, dos menores entre ellos un niño de 11 años y una niña de 13, quienes se encontraban dentro del grupo de atacantes fueron aprehendidos por los uniformados para luego iniciar el restablecimiento de sus derechos de acuerdo a la ley, porque estos no pueden ser judicializados.  

La jornada de enfrentamientos también dejó una afectación a la pista del aeropuerto, originada por los encapuchados quienes lanzaron bombas incendiarias sobre la cabecera de la pista, la zona forestal lo cual provocó un incendio que tuvo que ser controlado por los bomberos del aeropuerto y bomberos oficiales de la ciudad de Neiva, lo que generó una alerta a nivel de las operaciones aéreas, restableciéndose el servicio a nivel del aeropuerto horas después.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat