Entre la ambición, sangre y brujería; Jennifer Alexandra Otálora Vargas, es señalada de asesinar a su esposo para cobrar tres seguros de vida.

Lo que inició en el 2009 como una historia de amor, nunca nadie imaginó que desenlazaría en el peor de los crímenes registrados en el municipio de Baraya al norte del Huila, cuando se conoció que Jennifer Alexandra Otálora Vargas de 25 años en complicidad con su amante y otros trabajadores cegaron la vida de su esposo Hernando Velazco Cortés de 53 años, reconocido piscicultor de la zona.

Alix Velazco Cortes, hermana de la víctima recuerda como inició aquella pesadilla para su hermano más querido.

“No se cómo se dieron las cosas, lo único fue que un día nos dimos cuenta que estaba saliendo con esa niña, nosotros si lo vimos raro porque siempre le decíamos la diferencia de edades, y aparte de eso pueblo pequeño infierno grande la gente hablaba muy mal de ella, entonces cuando ya nos dimos cuenta era que el salía con ella y estaba embarazada pero no era de él”.

Entre discusiones y separaciones, nadie lograba entender cómo Hernando, regresaba con una mujer a la que todos señalaban como infiel en el pueblo.

La relación con los años, empezó a desmejorar. Hasta aquel fatídico 5 de septiembre de 2019, en el que el piscicultor fue interceptado de camino hacia su finca, por dos sujetos que le dispararon causándole lesiones graves, las que finalmente lo llevaron a la muerte el 29 de octubre de 2019, 49 días después.

“Cuando recibo una llamada y me dicen oiga Alix que le pasó a su hermano, y yo como así que le paso a su hermano, a cuál le dispararon, que Hernando, y así empieza la traumática historia de mi hermanito”. 

Jennifer Alexandra, la “viuda alegre” como la llamaron en el pueblo, seguía una vida normal, alejada del dolor que le pudiera causar la muerte de su esposo, entre copas y amistades, decían ocultando el luto de su querido “pitico” como llamaba a Hernando su esposo recién muerto.

Las investigaciones continuaron, los cabos se iban atando, y fue cuando el pasado 30 de agosto de este año, las autoridades dieron a conocer la captura de Jennifer, junto con tres hombres más, señalados de perpetrar el planeado crimen del piscicultor. Entre ellos su amante.

Así lo confirmo, el coronel Harold Barrera de la Policía Huila.

“Al parecer la compañera de la víctima habría planeado junto con su amante el homicidio de su pareja, con el propósito de cobrar algunos seguros de vida que tenía a nombre de su pareja”.

El objetivo cobrar millonarios seguros después de su muerte.   Nadie en el pueblo, se explica cómo la mujer que lo tenía todo, fuera la autora intelectual del horrendo crimen; sin embargo, Claudia Nieto psicóloga clínica especialista en este tipo de casos; define a la mujer como ambiciosa, calculadora y fría.

“Desprecian los deseos y derechos de los demás, frecuentemente dicen mentiras, manipulan todo con el fin de recibir un beneficio personal, o simplemente por placer”.

Hoy, la “viuda alegre” sigue disfrutando de la libertad, a raíz de la pandemia no ha podido ser trasladada a un centro penitenciario.

Jennifer “la viuda alegrea” y su amante Jhon Jairo Cuellar alias Pitirri, al igual que John Jairo Cuellar alias Zorro y Oscar Rodríguez alias Tata se enfrentan a un juicio por los delitos de homicidio agravado en concurso heterogéneo con fabricación, tráfico porte o tenencia de armas de fuego, partes o municiones agravado.

Mientras tanto la familia de la víctima un año después, pide celeridad en el caso para que se haga justicia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat