Joaquín «El Chapo» Guzmán, uno de los narcotraficantes más conocidos del mundo, recibió este miércoles en Nueva York todo el peso de la justicia estadounidense. Sin misericordia, ni acuerdos.

Después de un cuarto de siglo de actividad criminal, los días del infame delincuente mexicano terminarán en una de las prisiones más duras de los Estados Unidos.

La decisión no fue una sorpresa:el juez federal de Brooklyn que presidió su caso, recordó en la audiencia su «crueldad abrumadora» y dijo que debía sentenciarlo por ley a prisión de por vida, como solicitaba el gobierno.

[DISPLAY_ULTIMATE_PLUS]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat