Aunque la pandemia de COVID-19 ya ha dejado efectos adversos en la salud mental de los neivanos, de acuerdo con la Secretaria de Salud, los efectos tangibles, se evidenciarán el año entrante.

Los indicadores del tercer trimestre del año 2020 arrojan cifras que permiten evidenciar que la ciudad no ha incrementado los indicadores en comparación con los años anteriores.
Para el 2020 a corte de 30 de septiembre, es decir, el tercer trimestre, se han registrado 15 casos de suicidios, sin embargo, en los últimos días se presentó un hecho que dejaría al municipio con 16 casos de suicidios, mientras que en el 2019 se registraron 21 casos de suicidios.

De igual forma, comparando el tercer trimestre de 2019 y 2020, se presentaron 240 y 117 casos de intentos de suicidio respectivamente, lo que refleja una disminución del 26% en comparación con el año anterior.
Según Rivas Dussán, “las incidencias el número de casos no se ha aumentado, pero recuerden que las consecuencias de una pandemia no se ven en la inmediatez, se ven a futuro, eso lo tenemos que evaluar”.

Sin duda alguna la salud mental de los neivanos es una de las principales preocupaciones de la Administración Municipal, a raíz de los efectos adversos que dejará la pandemia de COVID-19, y que serán más notorios para el año 2021.


«Estamos desvirtuando un poco el tema de que con pandemia o sin pandemia, la salud mental es una condición que viene afectando al mundo hace muchos años y que lamentablemente cada año encontramos más cifras, más incidencias y mayor prevalencia de esta condición”, dijo Lina María Rivas Dussán, secretaria de Salud, al término de un debate en el Concejo de Neiva sobre este tema.

De acuerdo con la funcionaria, el municipio ha reforzado la vigilancia, inspección y control a las EPS para verificar el cumplimiento en la entrega de la información y reporte de casos registrados por salud mental, esto ha representado obtener datos eficientes y oportunos que permiten conocer cómo se encuentra Neiva en este tema.

“Tenemos unas fuentes de información que son el SIVIGILA y el SISPRO que se alimentan a través de las redes prestadoras de servicios de salud, por lo que nosotros con dos psicólogas hacemos la verificación de que todos esos cargues, datos, que tienen que ver con la salud mental estén reportados y de acuerdo a eso, podamos evaluar. Tenemos unas contradicciones en el sistema en lo que tiene que ver con el tiempo que se le da al médico y el tiempo que lleva diligenciar una enfermedad de interés en salud mental, porque son dos formularios diferentes”, agregó la Secretaria de Salud.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat