El pasado fin de semana, no fue de alegría para una familia campesina del municipio de Rivera. Mientras se encontraban en una fiesta en una finca, de repente una menor de edad que estaba bailando con un adulto desapareció.

La mamá de la joven percibió que no estaba y empezó a buscarla con su compañero. Sorpresa y rabia sintieron cuando vieron a su hija en una habitación sin el pantalón, sólo con la ropa interior y blusa y frente a ella un hombre mayor, sin camisa y con el pantalón desabrochado.

Mientras la mamá sacó a la menor de edad del lugar, el padre se fue a los golpes con el presunto abusador. La jovencita padece síndrome de Down, tiene déficit cognitivo severo y alteración del lenguaje.

Los padres le cambiaron la ropa a su hija sin bañarla y la llevaron a la Estación de Policía en donde les dijeron que no le recibían la denuncia porque la persona encargada no estaba trabajando. El presunto abuso se dio el domingo pasado a eso de las 10:00 de la noche.

Luego la llevaron al Hospital Divino Niño de Rivera en donde los galenos identificaron que la jovencita no sabe distinguir el significado de las palabras “sí” o “no” y no son claras sus respuestas. Lo poco que se le entiende es que afirma que “allá [en la finca], él me quitó” y se señala las cadenas, el pubis y el pantalón.

Cortesía : Diario del Huila.

[DISPLAY_ULTIMATE_PLUS]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat