Dos familias denunciaron ante las autoridades a Carlos Arcos Pérez por presuntos comportamientos sexuales en contra de menores de edad

Varios medios italianos reportaron el arresto, el pasado Viernes Santo, de un sacerdote colombiano identificado como Carlos Arcos Pérez, que ha sido acusado de pedofilia por las familias de dos menores, quienes serían las víctimas. Se espera que sea escuchado por el juez para definir su situación.

El hecho ocurrió en la ciudad natal del papa León XIII, Carpineto Romano, una localidad de alrededor de 4.000 habitantes en la provincia de Roma de la sierra Lepini, a donde el sacerdote Arcos Pérez había llegado hace tres años.

El diario local Il Corriere della Città aseguró que el pasado viernes, los carabineros llegaron hasta la casa parroquial y se llevaron a prisión al sacerdote, para ponerlo a disposición de las autoridades, mientras se resuelve su situación judicial.

La orden de arresto fue emitida por la Fiscalía de Velletri, agregó el diario La Repubblica, debido a una denuncia por parte de dos familias, que lo acusaron durante el diciembre pasado de haber acosado sexualmente a dos menores. A ellos los habría contactado fuera de la iglesia.

Según los medios italianos, a algunos pobladores no les tomó por sorpresa la captura, debido a que los rumores ya se habían extendido por la ciudad. Sin embargo, las opiniones son divididas respecto a lo que pudo ocurrir y que deberá concluir la justicia.

Arcos Pérez tiene alrededor de 40 años, y hace parte de los misioneros de padres eudistas de la Congregación de Jesús y María (creada por San Juan Eudes). Había llegado en misión hace tres años y todo indica que debió volver a Colombia hace un mes, pero a causa de las acusaciones debió permanecer en ese país.

Al principio, según miembros de la parroquia al diario Il Messaggero, el sacerdote ayudó con algunas misas y funerales, pero no era el padre principal. Pero desde que se conocieron las investigaciones, debió quedarse encerrado en casa por cuatro meses, no habría practicado ninguna actividad de la iglesia y no habría tenido contacto con nadie. Algunos lo describieron como una persona muy callada que no llama la atención.

Las congregaciones no se han pronunciado hasta el momento, de acuerdo con los diarios locales, salvo por el obispo de la diócesis de Anagni-Alatri, a la que pertenece la parroquia de Carpineto Romano, Lorenzo Loppa.

“Conozco al sacerdote. Escuché las noticias de la policía, la familia recurrió a la justicia ordinaria: en mi opinión, fue una imprudencia muy grande, no creo que haya sido nada más. Tenemos fe en la justicia y estamos a la espera de que siga su curso”, sostuvo.

Ahora se espera que se defina qué sucederá con el sacerdote y que continúe el proceso, mientras que se escucha su versión ante un juez y se determine si se le imputa pedofilia.

Francesco Zanardi, víctima de abuso por un sacerdote y presidente de la asociación L’Abuso en Italia, señaló al medio RFI que Italia es uno de los países más rezagados en investigación de abusos sexuales y pederastia por parte de sacerdotes, así como los medios de comunicación suelen ignorar alguna información por la presencia de El Vaticano en ese país.

La red L’Abuso, la principal asociación de víctimas de Italia, con 1.300 miembros, ha identificado en los últimos 15 años a más de 300 sacerdotes involucrados o condenados de los 50.000 que residen en la península.

Sin embargo, es imposible obtener “cifras precisas” debido a la ausencia de “un informe independiente”, como ocurrió en Francia, con las impactantes revelaciones de la Comisión Jean-Marc Sauvé, o en Alemania, con el reciente informe que llega a cuestionar al papa emérito Benedicto XVI por su gestión de cuatro casos de curas pederastas cuando era arzobispo de Munich.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *