El equipo de Alejandro Restrepo se impuso desde los once pasos y obtuvo su primera estrella en la historia.

Y una noche, tras 78 años de historia… el Deportivo Pereira finalmente se levantó por encima de los 19 equipos de la Liga BetPlay y se coronó campeón del torneo local; un grito de los hinchas que finalmente se desahogó en un inmenso desborde de alegría tras del último cobro de Leider Berrío en la tanda de penales; un regalo de Navidad adelantado y el equipo de Alejandro Restrepo quedó en la historia de un club que pasó por momentos difíciles, pero que ahora presume su primera estrella en el escudo.

La gran final de la Liga BetPlay enfrentó al Deportivo Pereira e Independiente Medellín, el juego de ida que se llevó a cabo culminó con un empate en el marcador por 1-1 (Diber Cambindo (MED), Leonardo Castro (PER), dejó las posibilidades abiertas para la vuelta que se disputó en el estadio Hernán Ramírez Villegas, pero esta vez los acompañó una enorme ola de seguidores matecañas que fueron, con el pasar de los minutos, el llamado ‘jugador número 12′ y esto se convirtió en un factor clave a lo largo de los 90 minutos.

Las expectativas fueron enormes, la ilusión de los hinchas aurirrojos que llegaron hasta el escenario deportivo y de quienes acompañaron al equipo a lo lejos se convirtió en una de las principales motivaciones para que los dirigidos por Alejandro Restrepo salieran a darlo todo a lo largo del encuentro El ambiente en el Hernán Ramírez Villegas no pudo ser mejor, incluso durante los actos de protocolo los jugadores Jhonny Vásquez y Leonardo Castro no pudieron contener las lágrimas de emoción, como si hubieses vaticinado que esa noche sería especial, como si hubieran presentido que estaban a punto de darle la mayor alegría a esa fanaticada que tanto tiempo espero con ilusión a que el ‘milagrito’ llegara.

El partido comenzó con un Deportivo Pereira que apostó por lo que más supo hacer a lo largo del campeonato, trabar el juego del rival, cerrar el medio campo y salir con transiciones rápidas de defensa a ataque, mientras que Independiente Medellín, pese a que trató de tocar la pelota, no fue contundente en sus jugadas ofensivas. El juego fue cerrado, los equipos no quisieron cometer errores y fueron muy cuidadosos.

No obstante, con el pasar de los minutos los dirigidos por Alejandro Restrepo fueron más intensos en ataque, tocaron a espaldas de los defensores rivales y generaron espacios, incluso dominaron la posesión, llegando a tener siete remates directos a puerta, sin embargo, el portero Andrés Mosquera Marmolejo estuvo imbatible en la noche de velitas. Del equipo dirigido por David González muy poco en los primeros 45 minutos de partido.

En la segunda parte el Poderoso tuvo una opción desde la pelota quieta a través de Andrés Cadavid, sin embargo, ‘El Chipi Chipi’ Castillo atajó el remate, Pereira reaccionó y tuvo una de las opciones más claras a través de Brayan León Muñiz, pero el portero del Independiente Medellín se convirtió en una de las figuras de la final. El gol no llegó tras los 90 minutos, el marcador se mantuvo igualado y la final se definió desde los once pasos.

El experimentado Andrés Cadavid fue el primero en cobrar, un disparo potente que fue atajado por Castillo, Ramírez la estrelló en el palo, Arreguí también optó por potencia pero el portero de Pereira fue imbatible, Leonardo Castro la envió al fondo de la red, igual que Hernández que empató la serie, Medina sumó otro gol a la definición, Pipe Pardo mantuvo las ilusiones para los paisas pero Zuluaga volvió a apretar las cosas. Marrugo cumplió y anotó… 4-3 en los penales y todo se definió en el cobro de Leider Berrío.

A sus 24 años, Leider Berrío cobró el penal más importante para el equipo matecaña en toda su historia. El jugador tomó el balón, lo acomodó, no prestó atención al guardameta Mosquera Marmolejo y mantuvo su mirada fija en el esférico. El mediocampista no se dejó amedrentar por la presión de la situación, tomó distancia y sacó un potente remate que fue inalcanzable para el portero rival. Gol de Pereira… ¡Pereira campeón!

Y una noche, tras 78 años de historia… el Deportivo Pereira se convirtió en el campeón, el equipo logró la hazaña, conquistó la gloria, pudo reivindicarse con las muchas generaciones de hinchas que soñaron con este momento y no pudieron vivirlo. No es un título cualquiera para la ciudad, es una estrella que por muchos años pareció inalcanzable, pero, que hoy se posa celosamente encima de su escudo. La imagen de un pequeño hincha llorando en las tribunas evidencia el impacto de este deporte y la importancia que tiene el título para los más chicos, quienes de seguro hoy ya sueñan con ser los que lleven el siguiente trofeo a las vitrinas del club y al corazón de sus fanáticos.

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *