El cantón militar en Neiva, se engalanó con la presencia de estos héroes, llegaron en compañía de sus familias, padres, esposas, hijos y hermanos, quienes fueron su máxima inspiración y fortaleza para el cumplimiento del deber.

La jornada para honrar su servicio y consagración, inició a las 08:00 de la mañana con una eucaristía en acción de gracias, posteriormente en ceremonia militar, en un acto simbólico, cargado de sentimientos de nostalgia y de la satisfacción del deber cumplido, uno de los soldados, en representación de sus compañeros,  hizo entrega del uniforme que por 20 años fue su segunda piel, a, tempo que recibieron el escudo del batallón al que pertenecieron como un recuerdo más de los muchos que hoy les dejan huella.

“Hoy culminamos con orgullo este ciclo, marcado por momentos de felicidad, de satisfacción por el deber cumplido, orgullosos de haber dado lo mejor de nosotros y también de haber vivido momentos difíciles, de desesperación, de cansancio, de desvelo, no se puede negar que la mayoría tuvimos momentos en los que creímos que no podíamos más, pero para un verdadero soldado nada es imposible”, expresó en su discurso, el Soldado Profesional Tito Salamanca.

Fue también la oportunidad para rendir tributo póstumo al Soldado Profesional Carlos Castillo Rodríguez, quien falleció el pasado 7 de noviembre. Su esposa y su hija, recibieron el sentido homenaje, destacando en él, a un hombre comprometido, integro y valiente.

Cumplida la ceremonia, desfilaron por la unidad militar y en un acto de respeto y honor, se despidieron de la Bandera de Guerra, reiterando que cuando se es soldado un día, se es soldado para toda la vida.

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *