Óscar Agudelo nació en Herveo, Tolima, el 23 de septiembre de 1932. Desde su infancia mostró su inclinación por la música, y participó en diversos concursos musicales; también hizo parte de los coros de la Iglesia de Padua, en Tolima. Siendo aún monaguillo, a los 11 años hizo la que sería su primera presentación en público ante un grupo de sastres en Armero. Este evento lo llevaría a que se presentara en otros municipios de Colombia.

Tocado por la fibra musical, Agudelo nunca se alejó de la música, y aunque se fue a estudiar a Girardot su bachillerato para después laborar en un almacén, allí se ganó su primer concurso musical, lo que lo envolvió más en la vida artística, inclinándose por cantar música popular y boleros que más tarde lo llevarían a la fama.

Con el deseo de ser cantante y músico, Agudelo inició sus estudios musicales en 1953, primero en Pereira y luego en Medellín. La interpretación de éxitos como la Cama Vacía, le abrió las puertas internacionales, canción que fue grabada en 1959 en Medellín y cuya letra es del compositor argentino Carlos Espaventa.

“Allí la grabé con el sello Codiscos. David Ocampo, el jefe de producción de la disquera, me la tenía preparada: ‘Óscar -me dijo-, tengo una cosita aquí para que usted escuche. Me la trajeron de la Argentina. Esto es de Carlos Espaventa y él mismo la cantó y no hay más copias. Esto es para usted, para su voz, cántela a su estilo’. Yo estaba grabando con Ibarra y Medina, nada menos. Ellos la oyeron, afinaron guitarras y la montamos. Desde que salió fue un tiro”, recordó Ricardo Rendón Ch. en una entrevista que le hizo al maestro en septiembre de 2019 y que salió publicada en EJE21.

Además de la Cama Vacía’, Óscar Agudelo deja un gran legado de éxitos como ‘China Hereje’, ‘Hojas de calendario’, ‘Farolito’, ‘Desde que te marchaste’, ‘El Redentor’, ‘Esos tus ojos negros’, ‘Me besó y se fue’, ‘Mujer ingrata’, ‘Que nadie sepa mi sufrir’, ‘Quisiera amarte menos’, canciones con las que generaciones enteras de colombianos se enamoraron, sufrieron y lloraron por amor, y tomaron aguardiente hasta el amanecer en las cantinas de la vieja Guayaquil.

Hoy Colombia despide a otro de los grandes de su música. Un hombre que dejó de beber hacía 35 años pero cuyas canciones hicieron “doblar el codo a mas de uno”, y lo siguen haciendo cuando se reúnen en sus casas a cantar a todo pulmón: “En un tétrico hospital…”.

Info: El colombiano.

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *