Un grupo de ejemplares de fauna silvestre volvieron a su medio natural luego de concluir con éxito su proceso de recuperación y rehabilitación en el Centro de Atención y Valoración de la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena-CAM.

Estos animales de la vida silvestre que fueron recuperados por las autoridades, son producto de decomisos, entregas voluntarias y rescates.

Nueve zarigüeyas, una guacharaca, un guara, un armadillo, un búho currucutú y un lechuzón orejudo fueron los protagonistas de una nueva jornada de liberación que se realizó en áreas protegidas del departamento huilense.

*Reserva El Cedro*

Un grupo de animales integrado por un armadillo (Dasypus novemcintus), una zarigüeya (Didelphis marsupialis), búho currucutú (Megascops choliba) y un lechuzón orejudo (Asio clamator) fueron liberados en la reserva natural El Cedro en el municipio de Pitalito.

“Los ejemplares habían ingresado al Hogar de Paso de Fauna Silvestre de la CAM en la Dirección Territorial Sur, donde recibieron atención por parte del equipo biólogo- veterinario, pues la mayoría llegó con un lamentable estado de salud. En el caso del armadillo, fue entregado por la comunidad de Bruselas, Pitalito, luego que fuera rescatado en momentos en que una jauría de perros lo perseguían”, precisó María Camila Bastos, bióloga de la CAM.

La zarigüeya fue entregada por una menor de edad, quien la encontró dentro del marsupi, pues su mamá había sido atropellada. Era la única cría que permanecía con vida; en el Hogar de Paso permaneció por cinco meses, tiempo en el que alcanzó la edad y destrezas que le permitieran desenvolverse en un hábitat natural.

En cuanto al búho orejudo fue entregado por un joven domiciliario del municipio de Pitalito, quien lo encontró herido en una vía del sector urbano; mientras que el currucutú permaneció desde hace siete meses bajo cuidado de la CAM, luego que una habitante también de Pitalito, lo encontrara abandonado lejos de su posible nido.

Siberia Ceibas

Entre tanto, en zona amortiguadora del Parque Natural Regional Siberia Ceibas del municipio de Rivera, en articulación con el grupo de monitoreo Molécula Verde, se realizó la liberación de ocho ejemplares de zarigüeya (Didelphis marsupialis) una guacharaca (Ortalis columbiana) y un guara (Dasyprocta punctata).

Estos ocho marsupiales llegaron al Hogar de Paso de fauna silvestre de la CAM en Neiva cuando eran tan solo unas pequeñas crías; después de cuidados y una estricta dieta, lograron alcanzar el tamaño y peso, así como sus comportamientos etológicos para ser dejados en libertad.

La Guacharaca fue decomisada a un ciudadano que la tenía como mascota en la capital huilense. Luego el espécimen inició su proceso de recuperación.

“Recordemos que esta especie es endémica de Colombia y se ve amenazada porque algunas personas la utilizan para mejorar razas de gallos de pelea”, explicó Camilo Andrés Charry, médico veterinario de la CAM.

El Guará llegó a la corporación proveniente del municipio de Rivera después de haber sido víctima de atropellamiento.

“En el hogar de paso de Neiva recibió valoración veterinaria y se evidenció una fractura en su miembro posterior derecho, razón por la cual se hizo necesario practicarle una cirugía en la clínica veterinaria Cachorros y Gatico por parte del doctor William Solano especialista en Ortopedia. Posteriormente inició su proceso de recuperación y terapia física. Este animal logró salir adelante y cumplir con los requisitos necesarios para retornar a la libertad”, informó el médico veterinario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat