En el marco del desfile en honor a la Virgen María en su advocación del Monte Carmelo, de manera pacífica la comunidad católica del municipio de Gigante reclamo la intervención del gobierno Nacional, Departamental y Municipal para la asignación de los recursos necesarios en el proceso de restauración del templo parroquial, que mediante el Decreto Presidencial No. 222 de 1972 es declarado monumento nacional.

Para Gigante la situación no es la mejor, además del riesgo de derrumbe del templo San Antonio de Padua, la caída de la Ceiba de La libertad y la ruina que poco a poco deteriora la casa de Monseñor Ismael Perdomo Borrero se suman las adversidades que enfrentan los colombianos en la actualidad.

Gigante es uno de los municipios de la mayor relevancia de la zona centro del departamento y de gran aporte a los procesos políticos, administrativos, independentistas y religiosos en su devenir histórico. En gigante nacieron proceres como José miguel Montalvo, José Rafael Cuervo y Juan Agustín Gerardino. Su ceiba, recientemente caída, es símbolo de la libertad. Monseñor Ismael Perdomo Borrero, Arzobispo de Bogotá entre 1928 y 1950, nació y fue bautizado en el templo parroquial de Gigante.

Según el historiador Humberto Montealegre sanchez, El actual templo parroquial de Gigante comenzó su construcción a mediados del siglo XIX. Hacia  1851 las fuentes documentales dan cuenta de haberse  iniciado las respectivas obras. En 1858, en ausencia de diócesis en la provincia, se solicita al Obispo de Popayán licencia para bendecir el nuevo templo, según el ritual romano . Fue declarado Monumento Nacional por Decreto Nacional 222 de febrero 21 de 1972.

Los muros que conforman el cuerpo principal del templo están construidos en tapia pisada y adobe con refuerzos parciales en ladrillo cocido en los enrases y aberturas. La capilla lateral, erigida en la segunda mitad del siglo XX está edificada en mampostería de ladrillo y cemento con refuerzos de concreto. El sistema de cubiertas es a dos aguas con estructura metálica y cubierta en teja de barro soportadas sobre tejas de fibrocemento, bajo estas, siguiendo la misma pendiente un cielo raso falso de donde se soporta un tendido de pares sin función estructural. La capilla tiene cubierta a dos aguas en fibrocemento sobre estructura metálica; cuenta con cielo raso plano , la que debe ser intervenida en la mayor brevedad posible.

Monumentos de patrimonio arquitectónico de Gigante y la nación, como la casa donde nació Monseñor Ismael Perdomo Borrero y el templo parroquial colonial se encuentran  en pleno deterioro.

El principal deterioro que presenta el templo ha surgido básicamente por el mantenimiento inadecuado en la cubierta, al ser cambiado el sistema estructural original de cercha rey en madera, por otros diferentes que han desestabilizado los cabezales de los muros con efectos cortantes como el que manifiesta la ultima intervención en cerchas metálicas, con la presencia de grietas horizontales en la parte inferior de la cornisa dentada. Dicha intervención no contó con el concepto previo favorable de la Dirección de patrimonio como tampoco con la asesoría técnica previa por parte del centro Filial Hila del Consejo de Monumentos Nacionales , lo que implica todo un proyecto integral de restauración, empezando por los permisos o licencias imprescindibles que debe facilitar Monumentos Nacionales, para evitar su desplome, como ocurrio con la ceiba de la libertad y, por consiguiente, probales riesgos que pueden afectar a la comunidad católica giganteña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat