El excomandante de las Farc, hoy senador de la República, envió un mensaje de urgencia al gobierno de Iván Duque y dio detalles de la víctima, que perdió la vida en el Putumayo.

Luego de que este lunes 25 de abril asesinaron al exguerrillero y firmante de paz Juan José Chilito Martínez en el municipio de Puerto Guzmán, vereda José María (en el Putumayo), el director del partido Comunes, Rodrigo Londoño (Timochenko), envió un duro mensaje al Gobierno de Colombia.

De acuerdo con la Corporación Nacional de Reincorporación Comunes (CNRC), Chilito tenía 55 años de edad y fue ultimado a bala. Al excombatiente lo conocían en su pasado delictivo como Román Martínez y, por ahora, se desconoce quién acabó con su vida.

Estos hechos causaron el repudio del director de la colectividad conformada por militantes de las extintas FARC, quien no solo se mostró conmovido por la muerte de su excolega, sino que cuestionó con vehemencia al gobierno de Iván Duque por, supuestamente, no detener el asesinato de firmantes del acuerdo de paz en Cuba.

“¡Basta ya! Necesitamos un gobierno que pare esta barbarie. Con dolor informo el homicidio de Juan José Chilito Martínez, firmante de paz en proceso de reincorporación en Prto Guzmán-Putumayo. En su memoria y la de todos los caídos, construiremos el sueño de ver a Colombia en paz”, expresó Rodrigo Londoño a través de su cuenta de Twitter.

En su publicación también está el comunicado de la CNRC, donde se evidencia que el hombre asesinado había emprendido en un proyecto personal y, tras abandonar las armas, se había dedicado “de forma juiciosa y emprendedora” a trabajar en la vida civil en los municipios del departamento del Cauca.

“Este caso es evidencia de la necesidad de la implementación integral del Acuerdo de Paz, con enfoque de género, territorial, étnico y diferencial que nos permita construir paz con justicia social”, concluyó la Corporación Nacional de Reincorporación Comunes.

No es el único caso

Con el cruel asesinato de Juan José Chilito Martínez se completan 18 los exmilitantes de las FARC que se acogieron al acuerdo del Teatro Colon y que han perdido la vida en lo corrido del 2022. De hecho, según informa el Instituto de Desarrollo de Estudios para la Paz (Indepaz), este caso se suma a los 317 occisos desde que se acordó el cese al fuego en 2016.

Es más, el pasado domingo 24 de mayo también fue ultimado Nelson David Montaños Márquez, conocido como el Negro Luis, de 23 años, quien se habría acogido al proceso de reincorporación cuando todavía era menor de edad.

En estos últimos años el joven ejerció un papel activo en la construcción de paz, por lo que para disidentes y otros grupos subversivos era visto como una amenaza, razón por la que, al parecer, fue asesinado.

“¡Atención!: Con dolor e indignación debo informar el asesinato de Nelson David Montaños Márquez, firmante de paz conocido como Luis Mosquera. Es inadmisible la ausencia de garantías que sufre la población en reincorporación por falta de voluntad política del gobierno Duque”, informó Rodrigo Londoño.

Según información oficial, Montaños fue asesinado la medianoche del pasado domingo cuando se encontraba en un establecimiento público en la zona urbana del municipio de Miranda. Allí llegaron hombres armados que lo interceptaron y le propinaron varios tiros.

Montaños estaba en la mira de los subversivos que operan en la zona porque estaba adelantando un proceso de reincorporación exitoso. El joven era escolta del esquema colectivo del Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) de Monterredondo y era afiliado al sindicato nacional Memoria Viva.

Hasta el momento no se ha señalado a un responsable del hecho, pero no se descarta que haya sido alguno de los grupos armados que opera en el Cauca. Según el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) en esa zona operan las disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), el Ejército de Liberación Nacional (ELN), las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), también conocidas como Clan del Golfo, el Ejército Popular de Liberación (EPL) y el grupo narcoparamilitar Águilas Negras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *