El ministro de Defensa aseguró que el Gobierno hará todo lo posible porque se sepa la verdad para las víctimas del capo.

En esta última semana, el sistema judicial del país causo un gran revuelo por la extradición de alias Otoniel. Cada día que pasa se conocen más detalles de su traslado a los Estados Unidos, entre estos, el Ministro de Defensa Diego Molano, dio a conocer que uno de los motivos por el que se aceleró el proceso fue debido a que inteligencia descubrió que el narcotraficante y líder de una de las bandas más peligrosas del país estaba haciendo un plan para escaparse de la cárcel, y ya se tenía el antecedente de “Matamba”.

De acuerdo con Molano, en entrevista con El Tiempo, el criminal estaba implementando una estrategia que consistía en comprar propiedades alrededor de donde estaba recluido, mandar mensajes a sus subalternos y demás.

“‘Otoniel’ tenía planes para fugarse. No solo tuvimos evidencia de que miembros del clan y sus familias empezaron a comprar apartamentos cercanos a la Fiscalía para hacer observación, sino que detectamos que, a través de su ropa, mandaba mensajes a alias Siopas y a alias Chiquito Malo, para dar datos del sitio donde estaba recluido”, anotó el ministro.

En este sentido, sostuvo por el trámite de extradición fue un golpe muy fuerte para la estructura que se encontrar dividida en dos fracciones y que el paro solo demuestra el afán por mostrar que pese a todo siguen teniendo poder, ya que ahora se están enfrentando entre ellos mismos: “Las retaliaciones de los reductos del ‘clan del Golfo’ evidencian que la captura y la extradición de ‘Otoniel’ fueron golpes que lo han fracturado. Hay dos facciones, con alias Siopas y ‘Chiquito Malo’, que, sin el mando centralizado, ya se están disputando las rentas criminales y quieren abrirse sus propios espacios. A esa fractura ya le salió competencia, la de alias Gonzalito, que también entró en la disputa”, agregó el funcionario.

Además, contó que la decisión de enviarlo a pagar a Estados Unidos su condena no afecta el proceso de verdad para el país sino que demuestra que Colombia “opera la Fuerza Pública y también opera la justicia”.

“Pero yo respondería lo siguiente, a quienes han hecho críticas a la extradición: lucharemos para que se sepa la verdad sobre todas sus actividades criminales a lo largo de estos veinte años de carrera criminal (…) Cuando ‘Otoniel’ pague su pena en EE. UU., tendrá que venir a responder acá”, señaló Diego Molano.

Por otro lado se refirió al la Moción de Censura de la que salió victorioso y aseguró que lo de Putumayo fue un proceso preparado y que pese a que la Fiscalía no ha determinado si las 11 personas muertas, entre esas una embarazada y un menor de edad, eran parte de estructura criminales, el procedimiento respetó el Derecho Internacional Humanitario.

“Esta operación se planeó durante más de 15 días, con un grupo de inteligencia insertado en la selva para poder vigilar el punto. En el combate hubo una reacción armada contra el Ejército. Al Congreso asistimos acompañados de uno de los soldados que, herido, casi pierde un brazo, y narró: “había un civil, yo no le disparé, pero luego él sí me disparó a mí”. Aquí se aplicaron todos los principios del DIH, el principio de distensión, el principio del uso proporcional de la fuerza. Pero esta operación era necesario realizarla, para liberar al Putumayo de ese azote y de esa esclavitud”, puntualizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *