En el mes de septiembre de 2020 un campesino del municipio de Palestina (Huila), encontró al águila gravemente herida y la entregó a las autoridades para su recuperación. La CAM logró gestionar su tratamiento ante la Fundación Águilas de Los Andes-FADA y del Bioparque Ukumarí de Pereira.

Luego de 10 meses de una larga y ardua rehabilitación, un ejemplar de Águila Blanquinegra (Spizaetus melanoleucus), regresó a su hábitat natural en la reserva Los Robles en el municipio de Palestina, sur del Huila.

Este feliz retorno al área en el que convergen el Parque Natural Nacional Serranía de los Churumbelos, el Parque Natural Regional Corredor Biológico Guácharos-Puracé y el Distrito Regional de Manejo Integrado Serranía de Peñas Blancas, se logró gracias al trabajo realizado por Fundación Águilas de Los Andes-FADA y del Bioparque Ukumarí de Pereira, donde el ave recibió el proceso quirúrgico y de rehabilitación.

“El ejemplar llegó con una fractura en el ala derecha, causada por una bala, por lo que tuvimos que operarla e inmovilizarla por un buen tiempo, por fortuna selló y pudimos empezar las jornadas de vuelo corto, tendientes a desarrollar musculatura, cuidar su plumaje, lo cual logramos exitosamente”, manifestó Yilder Esteban González, biólogo del Bioparque Ukumarí.

Rescate

En el mes de septiembre de 2020 un campesino del municipio de Palestina (Huila), encontró al animal gravemente herido y lo llevó hasta la Estación de Policía de esa localidad, donde posteriormente lo entregaron a la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena-CAM.

“Este se convirtió en el primer registro de Spizaetus melanoleucus que teníamos para el Huila. En la CAM logramos estabilizarla y hacer la gestión ante FADA para su tratamiento. Aún se desconoce la razón que conllevó a que el ave fuera herida con perdigones, nunca se recibió ningún tipo de denuncia sobre conflicto con esta especie en la región”, señaló Mario Enrique Suárez, veterinario de la CAM.

Hábitat

La reserva natural Los Robles fue escogida para la liberación del ave rapaz, teniendo en cuenta que ésta fue encontrada en un lugar cercano a esta área y en especial por las medidas de protección con las que cuenta la zona por parte de sus propietarios y de la comunidad cercana.

“Aquí en la reserva hemos tratado de desarrollar un proceso de sensibilización con los habitantes de las veredas vecinas, especialmente con los niños y niñas, quienes todos los viernes se reúnen para recibir instrucciones sobre el cuidado y conservación de los recursos naturales”, indicó Luis Alberto Torres Muñoz, propietario de la reserva natural.

Desde la CAM se avanza en el acompañamiento y consolidación de estrategias de protección del águila blanquinegra, a través de la educación ambiental.

“Este es un ecosistema muy importante para el sur de Colombia que nos brinda todas las garantías para asegurar la superviviencia del animal, por tanto, desde ya estamos comprometidos en asegurar su protección y esto nos conlleva a apoyar los procesos de educación ambiental que se viene liderando en esta reserva, trabajar con los niños para que se conviertan en guardianes del águila”, puntualizó Carlos Andrés González Torres, director de la Territorial Sur de la CAM.

Importancia ecológica de la especie

Para Yilder Esteban González, biólogo del Bioparque Ukumar, esta águila es una de las más raras del país, ya que se desconoce mucho acerca de su naturaleza, su distribución y su ecología. Precisamente, todo este proceso de recuperación llevado a cabo con el ejemplar, “permitió aprender mucho al respecto a la especie; los meses que compartimos con ella durante el proceso rehabilitación, aprendimos acerca de su psicología, sus vuelos, su morfología y comportamiento”.

Es una especie de ave accipitriforme de la familia Accipitridae que vive en Centro y Suramérica, bajo categoría de Preocupación Menor (LC), de acuerdo con la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres-CITES. Es un animal solitario, se alimenta de mamíferos, reptiles y aves. Su nicho son áreas boscosas, gustando de zonas abiertas cercanas.  Mide entre 50 a 70 cm y pesa de 600 y 900 gramos; el espécimen adulto tiene la cabeza, cuello, zona ventral y el borde de ataque de las alas de color blanco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat