La Sargento Mayor Nelly Soledad Salcedo, se convirtió en la primera mujer que en el Huila, ocupa el más alto rango de la carrera de suboficiales, desempeñándose como Asesora de Comando del Batallón de Apoyo y Servicios para el Combate de la Novena Brigada.

Ingresó a la Escuela de Suboficiales cuando cumplía sus 18 años de edad y durante 25 demostró la tenacidad, disciplina, entrega y amor patrio que caracteriza a las mujeres que hacen parte de las Fuerzas Militares. Hoy se retira del servicio activo, asegurando que hasta después de su muerte, llevará las botas puestas y en el alma su tercer apellido: Ejército Nacional.

Y es que con nostalgia recuerda que luego de terminar sus estudios de bachillerato, luego de tres intentos, logró ingresar al glorioso Ejército Nacional, haciendo parte de un grupo de 100 mujeres. Hoy con los sentimientos de satisfacción por el deber cumplido, hace parte de las 7 militares que de su curso alcanzaron el más alto escalafón del rango de suboficial.

“Tuvimos la fortuna de demostrar nuestras capacidades como Sargentos Mayores de Batallón, al lado del Comandante, viendo lo que ellos por sus ocupaciones no ven, alertando y alentando cada una de las actividades para el cumplimiento de la misión. Es un orgullo ser la primera Sargento Mayor del Baspc. 9, demostrando una vez más que sin confundir equidad con igualdad, somos capaces”, aseguró.

La Sargento Mayor, una santandereana que sorteando las adversidades y disfrutando las victorias, supo cumplir con sus diferentes roles: la de esposa del sargento viceprimero Thomás Aurelio Gonzáles, la de madre de Diana, Santiago e Isabel y la de hija, ellos quienes sin duda alguna fueron su soporte y aliento en el trasegar de su carrera militar.

 

Sin duda, recuerda con gratitud y admiración a aquellos héroes de la Patria que ofrendaron su vida en el cumplimiento del deber, asegurando que de los momentos que más la marcaron en su carrera militar, fue ver el sufrimiento de los seres queridos por tan sensibles pérdidas, madres y esposas que perdieron lo que más amaban.

Durante el acto ceremonial en el que el cuerpo de suboficiales le rindió tributo, la Sargento Mayor, alentó a las mujeres quienes hoy siguen su ejemplo, a no ser inferiores al reto trazado.

“Las aliento para que sigan demostrando y aportando lo mejor de ustedes para el beneficio de todos. Además de ser multimisión somos multifacéticas y debemos cumplir siempre de la mejor manera, dejando el alto el nombre de la mujer militar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *