Tras evidenciar que el programa de salud de Comfamiliar Huila aún tiene deficiencias financieras, administrativas, jurídicas y asistenciales, la Superintendencia Nacional de Salud extendió por seis meses la medida de vigilancia especial sobre esta EPS que cuenta con 551.224 afiliados.

En la resolución 2 0 2 1 5 1 0 0 0 1 2 8 1 3 – 6 que establece la prórroga de la medida hasta el 26 de febrero de 2022, la Supersalud llama la atención por la situación financiera de la EPS Comfamiliar, al indicar que “mantiene niveles de endeudamiento elevados, lo que denota el alto riesgo de insolvencia y operatividad, colocando en riesgo la garantía de prestación de servicios de salud a la población afiliada de forma oportuna y con calidad”.

En ese sentido, se evidencia que los problemas de liquidez de esta EPS comprometen su capacidad de pago con las obligaciones a corto plazo. “Para las vigencias 2019, 2020 y junio de 2021 se observa un patrimonio negativo a causa de las pérdidas persistentes en los resultados del ejercicio que aumentaron en gran medida durante el primer semestre de 2021, poniendo en riesgo la situación financiera de la entidad”, indica la resolución.

En materia administrativa y financiera, la Supersalud le ordenó al representante legal de esta EPS cumplir con las condiciones financieras y de solvencia; la verificación de la metodología de reservas técnicas y garantizar la identificación, alistamiento y presentación de la totalidad de cobros y recobros ante las entidades responsables de pago de servicios.

En el seguimiento que hace estrictamente al comportamiento de esta EPS, la Superintendencia encontró que no cumple con los indicadores que buscan reducir el riesgo de personas con hipertensión arterial y diabetes, y que presenta bajos porcentajes en los indicadores de toma de citología cervicouterina, de tamización bianual con mamografía y de citología cervicouterina.

De la población que tiene afiliada, la gran mayoría (518.276) pertenece al régimen subsidiado, es decir usuarios con alto nivel de vulnerabilidad. El principal motivo de peticiones, quejas, reclamos y denuncias (PQRD), radicadas entre enero a julio del presente año, fue la demora en la asignación de citas de consulta médica especializada.

La cantidad de PQRD ha venido en aumento, al punto que para junio de 2021 esta EPS ocupaba el octavo lugar entre las 24 EPS del régimen subsidiado.

La Supersalud concluye que el programa de salud de Comfamiliar Huila no ha logrado superar los hallazgos que dieron origen a la medida preventiva de vigilancia especial adoptada originalmente en abril de 2019, y que se evidencia un deterioro frente a la situación al inicio de la medida.

Órdenes para corregir la situación

En la resolución se dan varias órdenes al representante legal de Comfamiliar Huila para que adopte las acciones que permitan superar los hallazgos e incumplimientos evidenciados por la Superintendencia Nacional de Salud.

Así, por ejemplo, se le ordena presentar un plan de trabajo con ejecución mensual que permita evidenciar que los recursos del sistema de salud serán utilizados de manera oportuna y eficiente en la recuperación de indicadores críticos de salud.

Adicionalmente, garantizar la puesta en marcha, integración y funcionalidad en los sistemas de información que permita el manejo unificado de afiliados, perfil clínico y el registro y control de la red de prestadores de servicios.

También se le ordena cumplir las condiciones financieras y de solvencia tales como capital mínimo, patrimonio adecuado, reservas técnicas y régimen de Inversiones de las reservas técnicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat