Los acercamientos con Álvaro Uribe por parte de la candidata del partido Verde Oxígeno no dejan de causar polémica con miras a una inminente reunión entre ambos líderes.

Con la intención de crear un pacto contra la corrupción, la esperada reunión entre Betancourt y Uribe dará de qué hablar luego de que ambos, a través de redes sociales, confirmaron acercamientos en las últimas horas en Bogotá.

La candidata por el Partido Verde Oxígeno ha mantenido la reunión con Álvaro Uribe como uno de los temas de conversación de su cuenta en Twitter. El pasado domingo, en medio de la oleada de críticas y señalamientos hacia ella, escribió:

Es hora de dejar el odio y la polarización. La tolerancia, la escucha y el diálogo son las formas para reconciliarnos. El expresidente Uribe me invita a que hablemos; lo haré con la gratitud que le tengo por la operación Jaque que permitió mi liberación y la de 14 secuestrados más

Betancourt insistió en sus acercamientos con el uribismo pese a que políticos afines a su línea ideológica se muestran decepcionados por sus últimos movimientos. En este caso, la réplica a Sergio Fajardo, tiene mucho de distancia con el centro e insiste en superar la polarización:

“Conversar no significa aliarse. La polarización no nos deja avanzar. El centro debe unirse para convocar un gran pacto nacional contra la corrupción sin ideologías. Línea roja clara: excluidos gamonales y dueños de las maquinarias. Tú bienvenido”, escribió la candidata en Twitter.

Pese a lo anterior, Humberto de La Calle, electo congresista por dicha colectividad, envió una carta a la bancada señalando las presuntas incoherencias de Betancourt: “resulta a todas luces incoherente buscar alianzas con partidos como el Centro Democrático. En este caso, además, somos enfáticos en decir que las ideas del expresidente Uribe contradicen a fondo nuestras convicciones y visión de país”.

Sin embargo, Ingrid Betancourt ha sido clara en delimitar la conversación con Uribe en los temas que pretende llevar a cabo en su agenda y extendió esa misma invitación a los colombianos: “estamos invitando a los ciudadanos de todas las denominaciones políticas y también a los políticos cuyo liderazgo nazca del apoyo del voto de opinión y en contra de las maquinarias. Tengo fe y esperanza. Si pudimos hacer un acuerdo de paz, también podemos hacer un gran pacto nacional contra de la corrupción para devolverle a los colombianos las opciones de prosperidad que el saqueo del erario público nos ha quitado”.

Este cambio de posición de la candidata es un contraste a las declaraciones que otorgó a SEMANA tiempo atrás, cuando recordó el legado del expresidente y, posiblemente, su aliado en esta fase de la campaña:

“Yo al presidente Uribe le debo mi libertad y mi vida. Es decir, obviamente también lo podemos mirar desde otra perspectiva y decir: ‘Sí, pero se demoraron siete años’. La verdad, es que le debo la vida. Es decir, si la Operación Jaque no se hubiera efectuado, es posible que primero yo no estuviera con vida y es posible también que Colombia no hubiera alcanzado este espacio de paz que se dio con el acuerdo que obviamente podemos criticar, estar en desacuerdo, pero sí nos cambió el ecosistema colombiano”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *