De acuerdo a comunicado emitido por la presidencia de la republica el presidente Iván Dúque abre las puertas al dialogo. Estos son algunos de los apartes de la misiva dada a conocer:

Teniendo en cuenta lo anterior y entendiendo que estos hechos han causado dolor profundo en la nación, mi deber es el de convocar al país para rechazar la violencia, promover y acelerar el Plan Nacional de Vacunación, alcanzar la re activación, proteger a los más vulnerables, mantener sólidas las finanzas públicas y edificar un país que tenga como principio la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición.

Para ello, quiero anunciar que instalaremos un espacio para escuchar a la ciudadanía y construir soluciones, orientado a estos propósitos, en los cuales no deben mediar diferencias ideológicas sino nuestro más profundo patriotismo.

En este espacio es vital contar con todas las instituciones, los partidos políticos, el sector privado, gobernadores, alcaldes y líderes de la sociedad civil, motivados por el servicio a la ciudadanía.

El objetivo de este espacio es rechazar la violencia en todas sus formas, acelerar el Plan Nacional de Vacunación masiva, asegurar los recursos para garantizar la continuidad de los programas sociales y la protección de los más vulnerables y, por supuesto, repotenciar la reactivación económica de las ciudades, de los departamentos, de los

municipios, desarrollando iniciativas adicionales para generar más empleos para nuestra juventud, las mujeres y la población informal.

Los resultados de este espacio se traducirán en iniciativas que podamos articular rápidamente Gobierno Nacional y gobiernos locales.

Igualmente, he dado instrucciones al Ministro del Interior, a la Directora del Departamento de Prosperidad Social, a la Consejera para los Derechos Humanos, a la Consejera Presidencial para las Regiones y a la Directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, quienes se han desplazado a la ciudad de Cali y en este momento, por instrucción precisas, tomarán las medidas de acompañamiento necesarias para seguir protegiendo derechos fundamentales de la ciudadanía, establecer nuevos canales de comunicación con los diversos sectores sociales y articular integralmente la respuesta del Estado a la situación que vive la ciudad y el departamento, en especial la garantía de abastecimiento de alimentos y servicios públicos.

Como Presidente, he estado siempre abierto al diálogo, a escuchar y a actuar, como lo hemos hecho siempre, alcanzando resultados normativos y de acción ejecutiva.

Con los alcaldes y gobernadores, construiremos espacios para escuchar y trabajar con nuestros jóvenes, incluyendo el proceso de elección de los Consejos de Juventud, para que tengan una institucionalidad representativa donde expresen su voz y construyan a las políticas públicas.

Colombianos: este es el momento de luchar unidos contra la violencia, de sancionar ejemplarmente a los criminales que han articulado acciones contra la ciudadanía, de salir fortalecidos de esta pandemia y de edificar una sociedad donde brille la EQUIDAD.

Nunca dejaremos de actuar contra el crimen y la violencia; nunca dejaremos que los violentos pretendan, con vías de hecho, arrebatarles el amor propio a los colombianos.

Mañana mismo, sostendremos una reunión con toda la institucionalidad de nuestro país, donde esperamos que, con las Cortes, los entes de control, la Fiscalía, los presidentes de Senado y Cámara, y también representantes de la sociedad civil, los gobernadores, alcaldes y las asociaciones que los reúnen, incluyendo también al sector privado y a quienes están en las juntas de acción comunal, entre otros, a que empecemos esta defensa clara de los valores que debemos tener siempre como colombianos y, en este proceso, que es siempre abierto a escuchar, actuar rápidamente en beneficio de todos.

Estoy convencido, como colombiano y como Presidente, de que a través del diálogo se llega más rápido a las metas comunes; que en la fuerza de nuestras ideas está la potencia para hacer valer nuestro derecho a un futuro distinto.

Nosotros, hoy más que nunca, debemos tener claro que en nuestras manos están las oportunidades para cambiar el destino de nuestra nación, en favor de quienes han sido más afectados por esta pandemia.

Aquí no existen dilemas entre legalidad y la protección de los derechos humanos, ni entre la paz y la justicia; son compatibles, son hermanas, y todos debemos ejercerlas.

El país en el que creo construye alianzas para levantarnos unidos, edificando espacios para que volvamos a confiar en las instituciones, en nosotros mismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat