Johan Robert Espinosa García fue capturado en flagrancia a punto de cocinar a su mascota.

En el municipio de Santa Rosa de Cabal, Risaralda, un hombre identificado como Johan Robert Espinosa García mató a su perro ‘Blacky’, después intentó cocinarlo, pero fue sorprendido en flagrancia por la Policía Metropolitana y funcionarios de la Secretaría de Gobierno de esta localidad cuando lo estaba desollando.

En la vereda Volcanes, el sujeto tenía al perro de las patas traseras, había sido sometido a múltiples torturas de ser asesinado.

Según la directora de Bienestar Animal Santa Rosa de Cabal, Janeth Álvarez, el hombre sometió al perro a maltrato, ayuno, y golpes que le destrozaron el cráneo, para después proceder a comérselo.

Cuando la Policía llega al sitio detectan que efectivamente había matado al animalito, lo tenía colgando de las patas y lo estaba desollando, y ya nos habían informado que era una situación repetitiva. La gravedad de la situación no radica en que se alimente del animal, sino en que hay claros signos de maltrato”, manifestó Janeth.

De acuerdo a los relatos de la directora de Bienestar Animal, esta no es la primera vez que se presenta un caso como este con Johan Espinosa, su padre denunció lo que estaba ocurriendo en su finca, pues días anteriores había evidenciado una situación similar con otro perro de 2 meses de edad.

El hombre fue capturado por la Policía y la Fiscalía, presentado ante un juez de control de garantías, y le fue imputado el delito de maltrato animal, cuya pena oscila entre los 12 y 36 meses de prisión, cargo que no aceptó. El juez del caso decidió que esta es una medida excarcelable y lo dejó libre.

Por su parte, Harold Vélez, secretario de Gobierno de la localidad, relató que las autoridades llegaron hasta la finca y hallaron al sujeto en una habitación con el animal sin piel, sin dos de sus patas y a punto de preparar su carne.

Estamos muy a disgusto con esta decisión porque ni siquiera lo dispuso para un centro de rehabilitación, sino que lo dejó afuera manifestando que debe estar presentándose y debe tener asistencia psicológica”, informó Vélez en diálogos con el diario El Tiempo.

El funcionario también agregó que, aunque se respetan las decisiones de los jueces de la república, “hay decisiones que nos afectan a todos, en este caso nos toca seguir pendientes de esta persona, de un demente, para que no siga cometiendo estos hechos”.

Luego del relato del funcionario, la hermana de Espinosa pronunció durante la captura que no era la primera vez que ocurría. “En días anteriores ya había pasado y le habían llamado la atención, pero no hizo caso, no saben cuántas veces lo ha hecho. Tenemos conocimiento que es consumidor (de alucinógenos) y vive en la finca de la vereda. También es medicado, pero nos informaron que no toma sus medicamentos”, indicó el funcionario.

Finalmente, desde la administración local están ofreciendo atención psicológica a los vecinos del sector que denunciaron el caso, quienes se encuentran afectados luego de presenciar las aberrantes actuaciones de maltrato animal cometidas por este hombre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *