Wilson Javier Peña Camayo fue condenado a 23 años y 4 meses de prisión por ser el

determinador y a su vez partícipe del atroz crimen de su padre, ocurrido el pasado 20 junio en el

barrio Timanco, de la ciudad de Neiva (Huila).

Así lo decidió el Juzgado Primero Penal del Circuito con funciones de conocimiento de esa ciudad,

tras la contundencia de las pruebas presentadas por la Fiscalía durante las audiencias.

De acuerdo con la investigación, el día de los hechos Peña Camayo llegó en compañía de dos

menores de edad con los que agredió con arma blanca a su padre en más de cien oportunidades

mientras dormía en el interior de su vivienda.

Una vez cometido el crimen retiró con la tarjeta bancaria de su padre un millón de pesos que

luego entregó a los dos jóvenes por su participación.

El hoy condenado, junto con los menores infractores que ya fueron judicializados por este

crimen, regresaron un día después y envolvieron el cadáver en sábanas. Posteriormente lo

arrojaron en zona boscosa de la finca El Limón, en la vereda El Triunfo del corregimiento de El

Caguán (Neiva), lugar donde fue hallado el 22 de junio en estado de descomposición.

La Fiscalía le imputó los delitos de homicidio agravado, uso de menores para la comisión de

delitos y hurto. Peña Camayo aceptó su responsabilidad en los hechos en audiencias preliminares

concentradas.

El hoy condenado tenía problemas personales y económicos con su progenitor.

La sentencia quedó en firme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat