La Fiscalía General de la Nación imputó cargos este 31 de agosto de manera virtual a Germán Garrido Osorio, José Manuel Barrero Baquero y a Eugenio Fernández Polanía, por los delitos de homicidio agravado en concurso fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego, accesorios, partes o municiones.

La investigación se relaciona con los hechos ocurridos el 10 de mayo de 2013, cuando fue asesinada, bajo la modalidad de sicariato, Celia Escobar Flórez, funcionaria de la DIAN en Neiva.

Ese día, la víctima, quien se desempeñaba como jefe de auditoría tributaria, descendía de su vehículo al llegar a su casa, cuando fue abordada por un sujeto armado que le disparó en 6 ocasiones, y luego huyó de lugar en una motocicleta en la que otro lo esperaba.

La mujer fue trasladada al Hospital Universitario de la ciudad, pero llegó sin signos vitales.

Se presume que los móviles del crimen estarían relacionados con la labor que desempeñaba Escobar Flórez, por investigaciones sobre fraudes en el pago impuestos de empresas y grandes contribuyentes.

Por este hecho, el ente acusador judicializó a Garrido Osorio, empresario reconocido de la ciudad; y a Barrero Baquero en calidad de posibles autores materiales, mientras que Fernández Polanía como presunto cómplice. Ninguno aceptó su responsabilidad.

Es de anotar que por el homicidio de la funcionaria ya fueron condenados como coautores César Augusto Badillo Galvis, quien conducía la motocicleta en la que se movilizaba el sicario; y Jesús Ignacio Losada Zabala, quien participó en la coordinación del crimen.

Estos resultados hacen parte de la estrategia investigativa para la seguridad ciudadana, según los lineamientos del Fiscal General de la Nación, Francisco Barbosa Delgado, bajo la política institucional “En la calle y en los territorios”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat