Se indicó que alias Richar y Betancur, del Clan del Golfo, estarían detrás del hecho.

En medio de un consejo de seguridad para estudiar el atentado del Clan del Golfo a una caravana de la fuerza pública en Cañasgordas (Antioquia), las autoridades anunciaron una recompensa de hasta 300 millones de pesos para dar con los responsables. Se indicó que alias Richar y Betancur estarían detrás del hecho.

“Por ello ofrecemos una recompensa de hasta $200 millones por alias Richar, cabecilla de la subestructura del Clan en esta región del occidente y $100 millones por alias Betancur, presunto autor material del ataque contra los soldados y policías que acompañaban una caravana que cubría la ruta Medellín – Urabá”, informó el ministro de Defensa, Diego Molano.

Las autoridades también confirmaron que el Clan del Golfo es el responsable del atentado y que este iba dirigido contra la Fuerza Pública y no contra la comunidad.

El Ejército también dijo que estos hechos son materia de investigación y se interpondrá una denuncia por la situación. Así mismo, se indicó que unidades de la fuerza pública se encuentran en el sector adelantando operaciones para dar con el paradero de los responsables de esta acción criminal.

“Este Comando interpondrá la respectiva denuncia ante las autoridades competentes por la grave infracción a las disposiciones del derecho internacional humanitario, con la utilización de medios y métodos ilícitos de guerra. El Ejército Nacional continuará adelantando operaciones militares en contra de todos los factores de inestabilidad que alteran la seguridad y tranquilidad de la población en esta región del país”, indicó la entidad.

El ataque sucedió alrededor del mediodía de este 9 de mayo, cuando se reportó un ataque con explosivos a una de las caravanas que la fuerza pública está realizando para proteger a conductores en las vías de Colombia que ocurren riesgo por cuenta del paro armado del Clan del Golfo. Información preliminar da cuenta de que la caravana salió desde Medellín a las 9:00 a. m. con destino a Uramita, y se esperaba que retornara a la capital antioqueña a las 2:00 p. m. En medio de ese retorno, el Clan del Golfo habría atacado a los uniformados y civiles.

Habitantes de la zona por donde pasó la caravana aseguran que el Ejército y la Policía iban fuertemente armados, pero a pesar de esto los delincuentes los atacaron. Varios civiles quedaron atrapados en medio del tiroteo y no se descarta que algunos estén heridos.

“Iba mucha Fuerza Pública, iba mucho Ejército, mucha Policía. Iban armados hasta los dientes. También iban muchos civiles, mucho carro particular, muchos buses, muchas camionetas. Señores no se muevan que mi hermano está ahí en la caravana y los cogió el tiroteo y los tienen es arrumado”, aseguró un testigo anónimo al diario El Tiempo.

Horas más tarde, el Ejército Nacional confirmó la información y agregó que cuatro integrantes más de la Fuerza Pública resultaron heridos. La entidad aseguró que los lesionados fueron trasladados a un centro asistencial.

El Ministerio de Defensa (MinDefensa) reporta que 187 vehículos de carga, alimentos, insumos agrícolas e industriales, particulares y de transporte público han sido incinerados durante el paro armado. Además, cuatro vías principales fueron bloqueadas y ocho terminales de transporte también fueron afectadas.

En cuanto a afectación por departamentos, La Guajira y Chocó ha sido donde más se registraron ataques, hostigamientos, intimidaciones y extorsiones. Así mismo, en Antioquia, Sucre y Córdoba se presentaron los principales focos delincuenciales. En todas estas regiones los pobladores permanecen confinados.

También se informó que las autoridades han capturado a 175 delincuentes y dos más fueron dados de baja. De igual forma, 434 caravanas de seguridad siguen recorrido Colombia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *