21 personas fueron judicializadas. 19 recibieron medidas privativas de la libertad, entre ellas el señalado cabecilla del andamiaje ilegal.

La Fiscalía General de la Nación lideró una gran ofensiva judicial contra el tráfico de fauna silvestre.

21 presuntos integrantes de una red dedicada a la extracción, distribución y comercialización clandestina de animales silvestres y exóticos fueron presentados ante jueces de control de garantías de Bogotá y Medellín (Antioquia); y vinculados penalmente por cumplir diferentes roles en esta cadena criminal.

De acuerdo con la investigación orientada por fiscales del Grupo Especial para la Lucha contra el Maltrato Animal (GELMA) y de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos, esta organización ilegal extraía los animales del hábitat natural para su posterior distribución y comercialización.

Los elementos de prueba indican que todo comenzaba en Magangué y otros municipios de Bolívar, donde eran cazadas las especies. En esta región eran embaladas entre cajas y enviadas como encomiendas a Medellín (Antioquia) entre buses de servicio público y transporte de carga.

El señalado cabecilla, Alexis Alonso Barrios, sería el encargado de recibir los animales, y coordinar la venta y distribución a diversas ciudades del país. Para este propósito, al parecer, recurría a redes sociales y a grupos cerrados de mensajería por celular.

Por estos medios, conformados en su mayoría por coleccionistas y dueños de establecimientos de comercio, entre otras personas, se ofrecían y compartían fotografías de iguanas, hurones, tortugas, serpientes, guacamayas, loros, erizos africanos, monos, venados, babillas, tigrillos y especies vulnerables o en vía de extinción.

Asimismo, se fijaban los valores, la forma de pago y la modalidad de entrega de cada especie. Captura y judicialización. En diligencias de registro y allanamiento realizadas en Medellín (Antioquia), Magangué (Bolívar), Cali (Valle del Cauca), Piendamó (Cauca), Mosquera (Cundinamarca) y Bogotá fueron capturados 21 presuntos integrantes de la red de tráfico de fauna.

Durante los operativos realizados de manera articulada entre la Fiscalía, la Dirección de Protección y Servicios Especiales de la Policía Nacional (Dipro) y la Armada Nacional fueron recuperados más 1.000 animales que iban a ser comercializados en Colombia y destinos internacionales.

La Fiscalía imputó a los detenidos delitos como: ilícito aprovechamiento de recursos naturales, maltrato animal y concierto para delinquir. 19 de los procesados recibieron medidas privativas de la libertad (el supuesto cabecilla y 11 más en establecimiento carcelario; siete en el lugar de residencia).

Los otros dos seguirán vinculados a la investigación. Los operativos continuarán durante la temporada de Semana Santa para frenar el tráfico de fauna silvestre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *