El operativo que dio con el rescate de los contratistas que habían sido secuestrados por miembros de las disidencias de las Farc (denominadas Gaor, por las autoridades), ocasionó la perdida de una de las camionetas de la empresa contratista de electrohuila, al dejarla abandonada en la zona , por la peligrosidad que representaba, para las tropas y personal civil.

Segun las autoridades, los delincuentes al no lograr el cometido de 50 millones de pesos que solicitaban por los funcionarios, decidieron desmantelar e incinerar el vehículo.

El operativo se llevó a cabo en limites del Cauca y el Huila, mas exactamente en la vereda Ciprés jurisdicción del municipio de Páez en el Cauca, cuando las autoridades tras la denuncia del secuestro desplegaron el operativo para el rescate de los funcionarios de la empresa contratista, que habían sido retenidos por personal armado al mando de alias Camilo y Cristian, quienes en los últimos días han comandado operativos de extorsión a empresarios de la región y que utilizaban elementos como alias «La Mona» (capturada por el ejercito en los últimos días), para realizar inteligencia a comerciantes.

LAS CONSTANTES AGRESIONES DE LAS DISIDENCIAS DE LAS FARC (GAOR).

Aunque las autoridades han sido enfáticas en que en el Huila no hay asentamiento de grupos de disidencias de las FARC (GAOR), si reconocen que desde los Departamentos aledaños como el Cauca y el Caquetá realizan operativos de extorsión y de incursiones armadas individuales para tratar de recuperar territorios como el municipio de Algeciras, municipio que por muchos años fué corredor del grupo guerrillero.

De acuerdo al representante legal de la empresa contratista de Electrohuila que fué victima del atentado, las intimidaciones de las GAOR para su empresa vienen desde aproximadamente hace 16 meses con llamadas intimidantes y acciones dirigidas por Alias «Camilo» identificándose siempre como disidencias de las FARC.

Las más recientes acciones a su empresa se habían presentado en el mes de noviembre cuando ingresaron a las instalaciones de las mismas, amordazaron y golpearon al vigilante como mensaje de lo que podría ocurrir si no cedían a sus pretensiones. Hace ocho días en el sector de Gallego del municipio de la Plata otra de sus camionetas fue impactada con disparos cuando el conductor de la misma no cedió ante un grupo de hombres armados que quisieron secuestrarlo con el personal que transportaba.

En esta oportunidad los contratistas lograron ser liberados pero los daños en sus vehículos son el reflejo de la presión que esta realizando el grupo delictivo , ante lo cual el empresario solicita mayores garantías por parte de las autoridades para poder realizar su labor empresarial en la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat