Una disputa entre bandas por el control interno de la prisión de El Turi, ubicada en la sureña ciudad de Cuenca, causó la muerte de al menos 20 reclusos, en un episodio que renueva el debate sobre la violencia en el sistema penitenciario y la falta de control por parte del Estado ecuatoriano.

La Secretaría General de Comunicación de la presidencia ecuatoriana informó que 20 cuerpos fueron trasladados al centro forense de esa ciudad.

«Hay una organización que quiere tener un poder absoluto al interior del centro y hay unas células que se han rebelado contra ellos», informó por su parte el ministro del Interior, Patricio Carrillo.

Al menos 800 policías y militares tomaron la cárcel, precisó el ministro, quien descartó que se declare estado de excepción, como lo hizo el presidente Guillermo Lasso el año pasado para enfrentar la crisis carcelaria, reportó la agencia Reuters.

Durante la madrugada del domingo se escucharon detonaciones y disparos desde las afueras del centro penitenciario, informó la agencia EFE.

De los 90 reclusos evacuados, una decena presentó heridas, indicó el servicio de penitenciaría.

El enfrentamiento en El Turi se suma a una serie de motines en los que fallecieron alrededor de 316 personas el año pasado. El gobierno de Lasso ha señalado que la violencia carcelaria está vinculada con la disputa entre pandillas por el control de las rutas del tráfico de drogas.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos reportó el mes pasado en un informe que el sistema carcelario ecuatoriano está debilitado por el abandono del Estado y la ausencia de una política integral, así como las malas condiciones de reclusión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *