Al parecer los delincuentes tenían todo calculado, pues fingieron pedir ayuda para que el uniformado se acercara con el fin de hurtarlo. En la misma localidad, a un Policía también le quitaron su pistola.

Los hechos se presentaron en el barrio Quinta Paredes, de la localidad de Teusaquillo, según las investigaciones preliminares, los soldados se encontraban adelantando labores de patrullaje en motocicleta; durante el recorrido los delincuentes los arrollan a los uniformados y mientras estos se levantaban, un sujeto toma el fusil que había quedado en el suelo y se escapó.

La Brigada 13 del Ejército Nacional, emitió un comunicado donde aseguran que los hechos son materia de investigación,

“la institución ha brindado toda la información necesaria y el apoyo para facilitar el trabajo de investigación de las autoridades competentes, quienes se encargarán de establecer exactamente cuáles fueron las circunstancias de modo, tiempo y lugar en que ocurrió este hecho”,

agregan que se encuentran trabajando en conjunto con la Policía.

Tras el suceso las autoridades desplegaron un operativo en el barrio Santa Fe, donde presuntamente estaría escondido el fusil, en alguna residencia o prostíbulo del sector, por esto, acordonaron el sector con el fin de hacer un filtro de seguridad para que nadie entrara ni saliera de la zona de tolerancia.

De hecho, el arma sigue sin ser encontrada, pero este no es el único problema, el soldado que se ve lamentando hasta las lágrimas el hurto, en un video difundido en redes sociales; también tendrá que enfrentar una sanción disciplinaria, además, será objeto de investigación interna, la cual determinará su culpabilidad por el cargo de perdida de armamento de las Fuerzas Armadas de Colombia, diligencia requerida por el Código Penal Militar.

De hecho, no fue el único agente de la fuerza pública que resultó afectado por el hurto de su arma de dotación. Un patrullero de la Policía Nacional, adscrito a la seccional de servicios especiales, llegó a Bogotá a hospedarse en un hotel, también en Teusaquillo. Allí, solicitó un servicio de prostitución. Una vez que se consumó el hecho, la mujer notó que el uniformado se quedó dormido, momento que aprovechó para hurtarle 400 mil pesos, una pistola, tres proveedores y más de 40 cartuchos de munición.

La Policía Nacional se encuentra adelantando las investigaciones para capturar a la mujer y recuperar la pistola, la cual es un arma de fuego institucional. Las autoridades le piden a la responsable de estos hechos que se entregue y devuelva las pertenencias.

Las cifras de la Secretaría de Seguridad, Convivencia y Justicia, muestran que en lo corrido del año en Bogotá se han reportado unos 29 mil atracos, de hecho, seis delitos de alto impacto aumentaron sus índices, comparados con los del año anterior.

El hurto a personas es la modalidad más recurrente en la capital, la cual se reportan más de 23 mil casos, un aumento del 16,8 %, frente al periodo entre enero – marzo del año pasado. El robo a motocicletas es el otro modo más común, con unos 1.203 hechos.

Otra cifra que preocupa a las autoridades es el hurto a celulares, ya que en lo corrido del año se registran 14.609 casos. Incluso, la administración distrital tiene un mapa donde sectorizan los crímenes que se cometen en Bogotá.

En esta distribución, la secretaría encontró que, en 17 de las 19 localidades de la capital, se incrementó el hurto a personas, siendo Chapinero en la que más crecieron las cifras. Pero, Kennedy, es donde mas casos registra la ciudad. La sigue Suba y Engativá. En contraste, solamente en Ciudad Bolívar y San Cristóbal se redujeron las cifras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *