Totalmente Prohibido besar la santa cruz y evitar el saludo de la Paz, por el Coronavirus: Obispo de Neiva

Estas son algunas de las medidas que tomará la Iglesia Católica en Neiva, para enfrentar la llegada del Covid 19 más conocido como el Coronavirus a nuestra ciudad, el anuncio lo realizó Monseñor Froilán Tiberio Casas Ortiz, Obispo de la Diócesis de Neiva, luego de su llegada de retiros espirituales con los diferentes párrocos de su Diócesis.

Para Monseñor Casas, la iglesia debe ser responsable con la situación que se vive a nivel mundial y la llegada del virus a nuestro País, que también está afectando a la iglesia, “por ejemplo en Israel se canceló el congreso de obispos, porque el ministerio de sanidad de Israel prohibió encuentros nacionales e internacionales en ese país, uno no se puede sustraer de esa realidad”, argumento el alto Jerarca de la iglesia católica en la ciudad.

Las medidas que ha dispuesto el Obispo para que cumplan sus presbíteros y feligreses deben ser de aplicación inmediata en cada una de sus parroquias y que darían cierta variación sobre todo en la semana santa que pronto se conmemorará.

Prohibido besar la Santa Cruz.

“decidimos que el viernes santo no hay beso a la santa cruz, prohibido totalmente, porque eso besar la santa cruz, pasa otro y pasa otro, nada. Vamos a hacer un acto donde a la santa cruz se le hace adoración, un rito bíblico y se pide la ofrenda por los santos lugares que es la norma en la iglesia, pero nada de besar la santa cruz. Ya le dije a los sacerdotes que queda totalmente prohibido rotundamente. Antes empleábamos que el beso de la cruz y con un pañuelito con alcohol y todo, pero no. Evitemos eso”. Dijo Monseñor Casas.

La comunión ahora se entregará en la mano.

“Otro aspecto es evitar la sagrada comunión en la boca, porque científicamente nos han dicho que es la boca la transmisora de ese virus. No hay que ser fundamentalistas y no vamos a dejar de adorar a cristo porque tomamos la santa hostia en la mano, a mí me gusta que la gente la reciba en la boca, claro que me gusta , pero uno también tiene que ser coherente con los avances de la ciencia y además el pan en la tradición semita Mediterránea la toman con la mano , que se puede prestar para irrespeto, sí, pero el irrespeto a cristo no solo es profanar la sagrada forma, es profanar al hermano , es maltratar al hermano, es calumniar al hermano que porque el otro es imagen y semejanza de Dios, por favor vamos a tratar que al acceder a la comunión por favor se reciba en la mano”.

En el saludo de la Paz, no dar el abrazo y el beso en la mejilla.

“Tratar de no darnos el abrazo y el beso en la mejilla, Yo creo que transitoriamente hay que hacerlo, obviarlo, pasará la influencia del virus y tal vez volvamos a esa tónica, por favor no centremos el amor a Dios besando al otro. Judas beso a cristo y que hizo con cristo, lo traiciono, nos gusta el abrazo y el beso, pero esas no son las expresiones del amor, son expresiones validas, pero en este momento me parece que no hay que hacerlo, ya le dije a los sacerdotes y no. Yo soy el primero en sentirlo porque a mí me gusta ser expresivo, pero hay que comprender la realidad del coronavirus en este momento en el mundo”.

Son 75 los presbíteros que actualmente forman parte de la Diócesis de Neiva, pero que en semana santa pueden aumentar a  80, algunos diáconos y seminaristas, los cuales atenderán 65 parroquias con los centros de evangelización que se encuentran en diferentes zonas rurales donde se deberán aplicar las medidas inmediatamente, aunque monseñor casas argumentó que “en la iglesia también hay desobediencia, pero se ha dicho que es una orden”

El alto prelado de la iglesia católica en la ciudad, está a la expectativa de las ordenes que pueda emitir las autoridades civiles y de salud con respecto a los diferentes eventos masivos que realiza la iglesia en época de semana santa, “aunque hasta el momento no se ha hablado de cancelar ninguno estamos dispuestos a cualquier cambio eventual que se pueda dar, porque si se exigiera obedeceríamos las normas que establece nuestro estado de derecho”. Dijo Monseñor Casas.

Asimismo, mediante comunicado oficial, la Conferencia Episcopal del Colombia se manifestó solidaria y comprometida con los protocolos de prevención promulgados por las autoridades sanitarias nacionales, y pidió que se acojan en todas las jurisdicciones eclesiásticas las siguientes indicaciones, en el ámbito propio de la vida y misión de la Iglesia Católica:

  1. Hay que mantener la calma y la serenidad, así como adoptar en la vida cotidiana las medidas que evitan la propagación del mencionado virus.
  2. Quienes presentan cuadros de afección respiratoria u otros síntomas del virus deben abstenerse de asistir a las celebraciones litúrgicas.  No faltan por ello al precepto de participar en las celebraciones dominicales y festivas.
  3. Los sacerdotes que tengan afecciones respiratorias u otros síntomas del virus no deben celebrar la misa con participación de los fieles o entrar en contacto directo con ellos.
  4. Los sacerdotes y ministros de la Eucaristía deben lavarse las manos cuidadosamente y usar gel antibacterial antes y después de cada celebración, así como cuando lleven el viático a los enfermos.  En este último caso es conveniente usar el tapabocas.
  5. Los sacerdotes en la celebración del sacramento de la penitencia deben usar el tapabocas.
  6. En la celebración de la misa, el saludo de paz debe hacerse con una venia leve, evitando el saludo de manos.
  7. La comunión eucarística debe recibirse en la mano.  Los sacerdotes han de instruir a los fieles sobre la forma de hacerlo, especialmente sobre la necesidad de que quien comulga se lleve a la boca inmediatamente la hostia consagrada a la vista del ministro.
  8. Los mayores de 70 años o quienes padecen enfermedades que, de algún modo, aumentan el riesgo de contagio, han de tener especiales cuidados, incluida la posibilidad de abstenerse de participar en las celebraciones litúrgicas en los templos.

Los obispos y ordinarios diocesanos en sus jurisdicciones podrán adoptar otras medidas que estimen oportunas, según las circunstancias propias de sus comunidades.

Finalmente, los pastores de la Iglesia católica en Colombia recordamos que este es momento propicio para intensificar, como una obra de misericordia, la oración al Señor por todos los enfermos y para vivir solidariamente el mandamiento de defender y cuidar la vida propia y la del prójimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial

Siguenos en nuestras cuentas