Las cifras por llamadas extorsivas van hasta la fecha en 323 durante el 2021 y por denuncias por este delito llegan a 122 durante lo corrido de este año.

De acuerdo con información del Gaula del Ejército Nacional las modalidades de extorsión que se viene adelantando en la región son clásica, menor cuantía y carcelaria, que a través de la campaña ‘Yo no pago, yo denuncio’ de la línea gratuita 147, busca frenar estos delitos en los 37 municipios del departamento.

Según el secretario de Gobierno y Desarrollo Comunitario, Franky Alexander Vega Murcia, la mayoría de los casos de extorsión que se presentan en el Huila, los delincuentes toman el contacto con la víctima, haciéndose pasar como integrantes de grupos al margen de la ley por medio de violencia o intimidaciones.

Las cifras que se tiene en materia de denuncias por extorsión en el departamento del Huila son 64 durante el 2020 y 122 se han registrado en este año, mientras en el tema de llamadas extorsivas se realizaron 262 durante el 2020 y 323 en lo corrido de este año.

*Extorsión clásica y carcelaria*

En el tipo de  extorsiones clásicas, generalmente los victimarios son cercanos al núcleo familiar o las empresas donde se trabaja, exigiendo el pago mediante giros o pidiendo  medicamentos; utilizan radios de comunicación y prendas de uso privativo de la fuerza pública, mientras la extorsión carcelaria son las llamadas realizadas desde los centros penitenciarios con términos intimidatorios y agresivos, simulando ser integrantes de grupos subversivos 

Para estos tipos de extorsiones se recomienda en lo posible realizar la grabación de la llamada y no comprometerse a realizar pagos o aceptar exigencias, pero es necesario  mostrar disposición a negociar a fin de ganar tiempo para denunciar estos hechos.

*Extorsión de menor cuantía*

La extorsión de menor cuantía se da por medio de la exigencia de pequeñas sumas de dinero en forma reiterada y emplean fachadas como rifas, calibración de vehículos, seguridad informal a personas o establecimientos, y el cobro se asemeja a vendedores puerta a puerta.

Frente a estos hechos las recomendaciones es contar con un circuito cerrado en su negocio, tener cuidado con la información que entrega a vendedores, encuestadores o supuestas autoridades.

*Modus operandi*

El modus operandi para realizar las extorsiones es a través de la suplantación de identidad de un supuesto familiar capturado y de la autoridad para dejar en libertad al supuesto familiar, así como la exigencia de dinero entre $200.000 a $3.000.000 y la consignación del dinero en un tiempo no superior a tres horas.

La otra forma de operar es la falsa solicitud para la prestación de un servicio de trasteo, grúas y funeraria, que movilizan a zonas de difícil cobertura de señal telefónica, exigen dinero para la liberación de empleados, conductor, ayudante, funcionario y un tiempo limitado para el pago de la exigencia económica por medio de consignación y entrega personal.

Por último, la información de un mensaje de texto o WhatsApp con falsos premios de empresas reconocidas, que exigen recargas para hacer efectivo el supuesto premio que llega a los $2.000.000, que junto la devolución de bienes por hurto automotor a través de mensajes del supuesto intermediario se convierte en los otros modus operandi que utilizan los extorsionistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat