Ni cesa la violencia en esta zona del occidente del país, que desde que inició el año ha padecido las incursiones de grupos que se disputan las rutas del narcotráfico

Un lamentable hecho de violencia ocurrió el miércoles en el Tambo (Cauca), donde resultaron heridos dos menores de edad y un adulto, en un nuevo ataque que se registra este mes en esa zona del país en medio de la oleada de violencia por la disputa de los grupos armados ilegales que se disputan las rutas del narcotráfico.

A través de su cuenta oficial de Twitter, la Tercera División del Ejército aseguró que el ataque lo habría perpetrado una de las disidencias de las extintas Farc.

“El comando (…) rechaza las acciones terroristas del grupo armado organizado residual Carlos Patiño, contra la población civil en el Tambo (Cauca). Seguiremos con las operaciones militares hasta dar con los responsables de este hecho criminal”, indicaron a través de la red social.

En el informativo de la televisión pública, RTVC Noticias, señalaron que la detonación se registró en las inmediaciones de una estación de gasolina de la zona y de varias viviendas, donde resultaron heridos los menores y el adulto que se recuperan en el hospital municipal.

Entre tanto, en la emisora RCN Radio consultaron con pobladores de El Tambo, quienes aseguraron que hubo demoras por parte de las autoridades para atender el llamado de la comunidad, incluso para que revisaran otro artefacto que fue hallado en las cercanías de la primera detonación.

“A escasos minutos acaba de estallar un artefacto y ahora encontramos otro conectado a un cable, llevamos un buen rato y ni la policía ni el ejército se hacen presentes, nosotros tenemos miedo y no hay actuación de las autoridades”, dijo uno de los habitantes.

En esa emisora indicaron que tres viviendas sufrieron daños materiales en techos y ventanas, los mismo ocurrió con un establecimiento del lugar.

A inicios de este mes, se había reportado la muerte de tres comuneros indígenas, uno de ellos un menor de edad, que fueron asesinados por hombres armados.

Inicialmente, el 3 de febrero fueron asesinados dos comuneros indígenas pertenecientes al resguardo de Alto del Rey en el Tambo, Cauca. Según la denuncia los dos indígenas se encontraban disputando un partido de fútbol en las horas de la noche, después de esto fueron interceptados por hombres armados, quienes dispararon en contra de su humanidad y dejaron los cuerpos abandonados en una vía aledaña al lugar de los hechos, las víctimas fueron identificadas como Samir Rosero y José Manuel Rosero de 24 y 17 años de edad, quienes eran familia. Junto a los cuerpos, los hombres dejaron carteles intimidantes en contra de la comunidad indígena acusándolos de actos delincuenciales y citando nombres de otros comuneros que serían objetivo militar.

Posteriormente, el día 4 de febrero el líder indígena y comunero Ovidio Alimeza Llantén, fue asesinado cuando se movilizaba hacia el funeral de dos indígenas citados anteriormente. Alimeza Llantén iba acompañado de sus familiares, sin embargo, cerca al lugar donde se estaban realizando las exequias, un hombre se acercó a líder comunero propinándole varios disparos y saliendo del lugar en una camioneta que no logró ser identificada.

Desactivan cargas explosivas en el sur de Bolívar

Otra de las zonas que comienza registrar hostigamientos de los grupos armados ilegales fue el municipio de Santa Rosa del Sur (Bolívar) donde el lunes fueron desactivados varios artefactos explosivos que fueron abandonados junto con emblemas del Eln.

En el periódico El Universal de Cartagena señalaron que al lugar, en zona rural de la población, acudieron expertos antiexplosivos de la Fuerza Pública que detonaron de manera controlada los explosivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *