Un avión de la aerolínea Aires fue forzado a aterrizar en una carretera del municipio de El Hobo. Fueron liberados la mayoría de pasajeros menos el senador Jorge Eduardo Gechem.

En San Vicente del Caguán el ambiente es de expectativa y temor, pues este domingo hace 20 años miembros de las Farc secuestraron un avión de la aerolínea Aires, el HK 3951 procedente de la ciudad de Neiva, forzándolo aterrizar en una carretera, en el municipio de El Hobo. En ese momento, explican los habitantes, comenzó el verdadero miedo para el municipio

Las Farc en el 2002 liberó a la mayoría de pasajeros y se llevó secuestrado al senador Jorge Eduardo Gechem, hecho que puso al expresidente Andrés Pastrana en un gran aprieto, pero que resolvió poniendo fin a los diálogos de paz

Efraín Sánchez, quien es oriundo del municipio, recuerda que a las 11 de la mañana recibió la noticia del hecho y “hasta ese momento se pudo sentir calma, pues la gente se tensionó y más cuando se comenzó a saber que se terminaría la zona de distensión”

Pero cuando de la voz del presidente se conocieron las resoluciones que terminaron oficialmente el proceso de diálogo con las Farc, él recuerda que el pánico se apoderó de los habitantes de San Vicente del Caguán

Compartir en linkedin

En San Vicente del Caguán el ambiente es de expectativa y temor, pues este lunes hace 10 años miembros de las Farc secuestraron un avión de la aerolínea Aires, el HK 3951 procedente de la ciudad de Neiva, forzándolo aterrizar en una carretera, en el municipio de El Hobo. En ese momento, explican los habitantes, comenzó el verdadero miedo para el municipio

Las Farc en el 2002 liberó a la mayoría de pasajeros y se llevó secuestrado al senador Jorge Eduardo Gechem, hecho que puso al expresidente Andrés Pastrana en un gran aprieto, pero que resolvió poniendo fin a los diálogos de paz

Efraín Sánchez, quien es oriundo del municipio, recuerda que a las 11 de la mañana recibió la noticia del hecho y “hasta ese momento se pudo sentir calma, pues la gente se tensionó y más cuando se comenzó a saber que se terminaría la zona de distensión”

Pero cuando de la voz del presidente se conocieron las resoluciones que terminaron oficialmente el proceso de diálogo con las Farc, él recuerda que el pánico se apoderó de los habitantes de San Vicente del Caguán

“Todo el mundo se disparó a correr, unos para un lado, otros para el otro, los que tenían problemas con la guerrilla sintieron la muerte muy cerca, yo que tenía un negocio y no tenía problemas con nadie, sólo quería cerrar las puertas pero no podía”

José Emel Medina, quien también es de San Vicente del Caguán, recuerda que fue una situación incómoda para la población

“Estábamos preocupados porque los diálogos ahora si se rompían del todo. Se veía venir porque de eso no daban tanto, porque lo diálogos y la zona de distensión era un fracaso total, pues la insurgencia pretendía tomarse una parte del poder y acá pudimos darnos cuenta que fue un sofisma de distracción para que se fortaleciera la insurgencia”

En el momento en que Medina recibió la noticia del secuestro del avión de Aires, dice que fue la gota que rebosó la copa, “le da a uno rabia intensa e impotencia porque la actitud de la guerrilla a raíz de los diálogos era una, pero el accionar de la misma en la zona de distensión era otra y hoy sin duda se vuelve a sentir esa tensión”

Anibal Morantes Rincón recuerda que todo se vino a pique, recuerda que “todo el mundo salió corriendo y el pueblo quedó solo. Todos los comandantes se desplazaron y nosotros que éramos trabajadores que estábamos acostumbrados a ver al Ejército y a la guerrilla entonces tratábamos de asimilar el hecho como normal”

Así mismo Morantes explica que al lado de la catedral todas las ilusiones que habían comenzado mal se arrastraban “por donde siempre estuvieron, en el piso”

“Acá se sentó Pastrana y quedó la silla vacía y desde acá nosotros que somos los habitantes pedimos paz, porque la situación sigue igual en todo el país, acá el municipio tiene cientos de recursos, pero la estigmatización es hacia nosotros es total”, dijo Morantes

En San Vicente del Caguán la Policía patrulla constantemente las calles con grupos de entre 20 y 30 uniformados que ahora cuentan con la presencia de tres patrulleras que se integraron desde este domingo a la fuerza pública.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *