Se trata del patrullero de la Policía Nacional Eleazar Esmith Vargas Ladino, retenido por las disidencias de las FARC

El patrullero de la Policía Nacional de Colombia Eleazar Esmith Vargas Ladino, quien había sido secuestrado el pasado domingo 10 de abril en el municipio de Dagua (Valle del Cauca) recuperó su libertad en la tarde de este sábado, tras dos semanas de cautiverio a manos de las disidencias de las FARC.

Según el comandante de la Policía Metropolitana de Cali, general Juan Carlos León, la liberación se dio en zona rural del municipio y en ella estuvo presente el personal del Comité Internacional de la Cruz Roja. Luego de una valoración de salud, el soldado se reunió con su madre y su esposa.

“Su regreso se produce después de trece días de secuestro, el cual fue realizado en el corregimiento de El Queremal. Desde ese momento, el señor director general de la Policía, mi general Jorge Luis Vargas Valencia, exigió vehementemente la liberación del patrullero e impartió instrucciones precisas para adelantar su búsqueda. El señor patrullero fue trasladado por organismos facilitadores, valorado por personal médico de la Policía Nacional y llevado al comando de la unidad policial, donde se produjo el encuentro con sus seres queridos”, señaló el general León.

La gobernadora del Valle del Cauca, Clara Luz Roldán, celebró el retorno a la libertad del uniformado a través de su cuenta de Twitter:

“En hora buena por el regreso a la libertad del patrullero Eleazar Esmith Vargas Ladino, luego de 13 días de secuestro. Otra cobarde acción de las disidencias de las ’Jaime Martínez’, acosados por la implacable persecución de nuestra Fuerza Pública. ¡No claudicaremos!”, dijo la mandataria.

La exgobernadora del departamento, Dilian Francisca Toro, también respondió a la buena nueva por el mismo medio.

“Celebramos su regreso a la libertad y el respeto a la vida del patrullero Eleazar Esmith Vargas. Los colombianos nos resistimos a estar condenados a padecer uno de los peores actos de violación a los derechos humanos”.

El patrullero, quien viajaba en su día de descanso el día de su secuestro, fue interceptado por hombres armados que obligaron a los ocupantes del vehículo a descender del mismo para llevarlos a un punto desconocido. Posteriormente, dos de los secuestrados lograron fugarse, mientras que el patrullero Vargas permaneció retenido.

La columna móvil Jaime Martínez de los grupos residuales de las FARC asumió la autoría del hecho el pasado 14 de abril y detalló las condiciones en las que se encontraba el uniformado, además de enviar una prueba de supervivencia en donde Vargas, quien es oriundo del departamento de Caldas, dijo gozar de buen estado de salud.

En el comunicado, la estructura armada señaló: “El patrullero Eleazer Vargas al ser miembro activo de la Policía Nacional, desde el momento de su captura adquirió el carácter de prisionero de guerra y ha sido tratado como tal, brindándosele todas las condiciones de alojamiento, alimentación, vestuario y prestándose de los servicios de salud que requiere conforman nuestras condiciones, hacemos uso legítimo del derecho a retener personal activo de las Fuerzas Militares contra las que nos enfrentamos”.

Luego de una semana del secuestro, la comunidad del municipio de Yumbo se movilizó mediante una velatón para exigir la liberación del uniformado y pedir garantías para que se respete su vida.

Este acto conmemorativo se llevó a cabo en el Centro de Atención Inmediata (CAI) del corregimiento de Mulaló al sur del municipio de Yumbo, en donde varias personas se reunieron con velas en sus manos, para pedir la liberación del patrullero.

Las plegarias de la comunidad fueron acompañadas por la oración de un párroco, quien unió a los presentes con un solo propósito, frente al centro policial de esta jurisdicción, lugar en donde también se encontraban otros policías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *