Desde Montería, el candidato presidencial del Pacto Histórico propuso redistribución de tierras y contó el que sería el origen de su propuesta de perdón social.

El candidato presidencial Gustavo Petro volvió a presentar su propuesta de perdón social en una manifestación pública en Montería, Córdoba. En referencia al paramilitarismo y al expresidente Álvaro Uribe, contó una anécdota personal con el jefe paramilitar Salvatore Mancuso y de la que habría surgido la idea que ha sido polémica en las últimas semanas.

Petro nació en Córdoba y durante la manifestación narró parte de su infancia en la casa de la abuela materna; para luego hacer un recuento de la historia de violencia que vivió ese departamento, a causa de la presencia de las Autodefensas Unidas de Colombia y otros grupos paramilitares.

“Los hombres extraños ocultando sus caras, de noche, llegando al caserío sin luz, a matar uno tras otro, la masacre se ensoñó de Córdoba y quienes sin máscara auspiciaban esta masacre se iban volviendo senadores, gobernadores, se iban volviendo presidentes de la República y orgullosos mostraban el tamaño de sus haciendas. Tener haciendas en medio de la masacre, qué tristeza”, sostuvo Petro durante su pronunciamiento.

El candidato señaló que a raíz de esa historia, le corresponde a la actual generación cambiarla, por la propuesta que él ha planteado y que no llevará a una retaliación en contra de quienes sembraron la violencia en el departamento.

“Se trata ahora no de vengarnos de estas páginas que acabo de relatar, no se trata del odio, no podemos dejar llenar de odio el corazón porque nos destruye. No es ni la venganza ni el odio, quienes ensuciaron sus manos de sangre en este departamento pueden descansar tranquilos porque Petro no se va a vengar contra ellos”, agregó el candidato del Pacto Histórico.

En ese momento, Petro narró una conversación que sostuvo con Salvatore Mancuso, comandante de las AUC, quien lo habría llamado ya desde la cárcel, para pedirle ayuda en una situación de seguridad que involucraba a su hijo.

“Me lo decía Salvatore Mancuso, ciudadano de Montería, me lo decía por teléfono una vez que llamó estando en la cárcel. Se sentía traicionado de que él le había servido. Salvatore Mancuso creyó que Uribe lo iba a salvar”, aseguró.

Petro se disculpó por mencionar al expresidente Uribe en su discurso, según dijo, porque había dicho que no lo volvería a evocar “porque es cosa del pasado”.

Mancuso le habría dicho a Petro que le ayudara porque unos hombres en moto estaban persiguiendo a su hijo en Montería. Según el actual candidato presidencial, el exjefe paramilitar estaba asustado, pero no dio detalles de la fecha de la conversación. Él fue extraditado a los Estados Unidos y regresó hace pocos meses al país, donde deberá terminar de pagar sus crímenes pendientes y se ha mostrado dispuesto a comparecer en la JEP.

”Me pareció una paradoja inmensa de la historia. Cómo, quien yo había concebido como el rival más peligroso en este departamento, me pedía ayuda para que no le mataran el hijo. Quienes lo iban a matar: gente más poderosa que él. Salvatore Mancuso descubrió que al cabo de los tiempos de los fusiles, de los disparos, él también había sido usado por una gente más poderosa que él que había conducido a Colombia a una de las peores crisis”, afirmó Petro en la manifestación.

Ese habría sido el origen de la propuesta de perdón social que ha generado polémica entre el programa de Petro, especialmente porque la relacionó con un grupo de condenados por corrupción como Iván Moreno, con quienes sostuvo una reunión en la cárcel La Picota su hermano, Juan Fernando Petro. Entre ese grupo estuvo Álvaro ‘El Gordo’ García, quien fue señalado como la mano derecha de Mancuso en la creación del Bloque Héroes de los Montes de María.

“Yo no le respondí con odio, sentí que la historia había cambiado de rumbo, que aquel que había desatado tanta tristeza, que se había vanagloriado de andar en el club, había culminado traicionado, abandonado, pobre y triste y solo en una cárcel. No sentí venganza, me pareció que era un símbolo de un cambio de los tiempos, que era posible plantearse la opción del perdón social. Se me ocurrió hablar de eso otra vez en Semana Santa y me cayeron todos los medios de comunicación”, agregó Petro desde Montería.

Durante el evento, también sostuvo que el perdón social se podría aplicar a los problemas de tierras. Propuso la creación de distritos de riego en Córdoba y luego, con la valorización de las tierras, comprar los predios improductivos para entregarlos a los campesinos.

“A quienes permitieron que se sacaran millones de campesinos y campesinas de sus tierras, a quienes permitieron la muerte y el desalojo, a ellos les ofrecemos una rama de olivo. Aquí no vamos a gobernar contra ellos, aquí no vamos a gobernar contra quienes no votan por nosotros. No vamos a enfrentar una parte de la sociedad contra otra, ofrecemos un pacto social, un pacto histórico, un perdón social basado en la justicia”, concluyó Petro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *