Tras la captura mediante orden judicial de Jaime Calderón Quisamboni en Pitalito (Huila) el fin de semana reciente por parte de servidores del CTI de la Fiscalía, su hijo Julián Andrés Calderón Cárdenas se presentó ante las autoridades al saber que él también era requerido por la justicia.

Ambos fueron llevados a audiencias preliminares en las que la Fiscalía les imputó el delito de tentativa de homicidio. Ninguno aceptó su responsabilidad y un juez de control de garatías los envió este 28 de octubre a la cárcel, con medida de aseguramiento.

Los hechos motivo de esta decisión ocurrieron al parecer el 12 de noviembre de 2018, cuando se presentó una riña en el municipio huilense de Pitalito, donde padre e hijo le habrían propinado a la víctima 15 puñaladas.

[DISPLAY_ULTIMATE_PLUS]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat