En el operativo del Ejercito murió una mujer embarazada, un menor de edad, un líder indígena y el presidente de la junta de acción comunal de la vereda

Estos últimos días se ha desatado una fuerte polémica por que diferentes medios de comunicación nacional dieron ha conocer una serie de irregularidades en la operación que se llevó acabo el 28 de marzo por parte del Ejército Nacional en la vereda Alto Remanso, en el municipio de Puerto Leguizamo en Putumayo, donde inicialmente se dijo que fue una operación contra las Disidencias de las Farc y posteriormente se conoció que se dieron de baja 11 civiles, lo que se conocen como ejecuciones extrajudiciales y que es considerado como la violación al Derecho Internacional Humanitario.

Por lo que el ministro de Defensa, Diego Molano, que ha defendido el proceder del Ejército y justificado el operativo argumentando que se había preparado con anterioridad y que el evento del Bazar habría sido impulsado por disidencias, tendrá que enfrentar una nueva moción de censura en el Congreso.

La noticia la dio a conocer la representante del Partido Verde, Katherine Miranda, que aseguró que el caso dado a conocer por medios de comunicación nacionales y denunciado por civiles no se puede pasar por alto.

“La masacre por parte del Ejército Nacional, denunciada por diferentes medios de comunicación y sobre todo por la población civil, hace absolutamente necesario que todos los sectores políticos nos unamos para pedirle cuentas al ministro Diego Molano y a los altos mandos del Ejército”, anotó la congresista en un video que publico por redes sociales.

Y agregó: “No es posible que se sigan violando los derechos humanos en nuestro país, por eso estamos considerando seriamente pedir una moción de censura en contra del ministro Diego Molano para que le responda al país por estos graves hechos”.

Por su parte, María José Pizarro señaló que los ocurrido en Putumayo es de “extrema gravedad” y que no se puede permitir que los uniformados ejecuten actos de violencia contra la población civil, por lo que pidió que no solo el ministro de explicaciones, sino que también las de el presidente, Iván Duque, que fue uno de los primeros en celebrar el operativo.

“Este es un retorno dramático a la guerra, un retorno dramático a los ‘falsos positivos’. Los investigaciones periodísticas han demostrado la participación de las fuerzas militares, indicios graves de esta participación. Por eso anunciamos inmediatamente la participación de una moción de censura en contra del ministro de Defensa. Iván Duque y Diego Molano deben responder por lo sucedido en Puerto Leguizamo Putumayo”.

El pasado 5 de abril, Angélica Lozano y Antonio Sanguino, senadores de la Alianza Verde, radicaron un debate de control político contra Molano por los mismos hechos donde murieron civiles entre los que se encontraban un menor de edad, una mujer en embarazo, un gobernador indígena y un presidente de la Junta de Acción Comunal.

En las primeras investigaciones que se llevaron acabo por una Misión de Verificación se concluyó que dicha intervención se trató de una ejecución extrajudicial y que no existe sustento para este crimen. Además, en la investigación hecha por El Espectador, Vorágine y la revista Cambio se recolectaron pruebas y testimonios donde queda en evidencia que ese día que ocurrieron los hechos el operativo se convirtió en una masacre.

Entre las denuncias de la población se dieron a conocer versión que indican que los soldados no habían usado sus uniformes, no habrían ayudado a los heridos, habría robado a los lugareños, que se habrían presentado como guerrilleros y que no habrían respectado el DIH.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *