Ocho líderes fueron asesinados en una semana en Colombia

Desde el pasado 19 de diciembre hasta la víspera de Navidad hubo, además, un atentado y una amenaza.

El Instituto de Estudios Para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) dio a conocer una información alarmante: en solo una semana decembrina se presentaron ocho asesinatos de líderes sociales y defensores de derechos humanos, además de un atentado y una amenaza de muerte.

Aunque en principio no se conoce certeza sobre un probable modus operandi en el cual sea una misma organización criminal o estructuras afines las causantes de las muertes, lo cierto es que los fatídicos sucesos ocurrieron desde el pasado 19 de diciembre hasta el 24, víspera de Navidad.

El primer caso fue el 19 de diciembre contra  Jorge Iván Vélez, directivo de la organización sindical Sintraemcali y uno de los ‘rostros visibles’ de la promoción del paro nacional y las jornadas de movilizaciones ocurridas desde noviembre, sufrió un atentado en Valle del Cauca.

Luego, el 20 de diciembre, ocurrió el asesinato de Natalia Jiménez y Rodrigo Monsalve, una pareja de antropólogos que estaban en la celebración de su luna de miel. Fueron ultimados en Magdalena. Aunque los móviles del suceso están en proceso de esclarecimiento, Jiménez trabajaba en la Fundación Natura liderando proyectos ecológicos y de conservación del medio ambiente. 

El 21 de diciembre, el tercer día de aquella semana nefasta que ensombrecía la antesala de la Navidad, los directivos de Fecode fueron amenazados por la organización criminal ‘Águilas Negras’.

El 22 de diciembre se conoció del asesinato del cuidandero indígena Jairo Ortiz en rionegro Iquira, occidente del Huila, al parecer grupos al margen de la ley lo siguieron y llegando  a su vivienda dispararon contra el líder indígena Nasa.

Ese mismo domingo 22 de diciembre se presentaron dos asesinatos en Saravena, Arauca: un ataque criminal acababa con las vidas de Marta Cecilia Pérez Giraldo y Marleny Rueda Giraldo, mujeres que pertenecían a la asociación AMAR de esta zona. 

El 23 de diciembre, tan solo 48 horas antes de la Navidad, Gustavo Adolfo Cárdenas era asesinado. Cárdenas era uno de los directivos del Sindicato Unitario Nacional de Trabajadores del Estado con sede en Tuluá, Valle del Cauca.

A su lamentable muerte se unió la de Lucy Villarreal, una activista cultural que fue ultimada tras finalizar unas clases de baile en Tumaco, Nariño. Sus familiares, con mayores dudas que certezas sobre el suceso, aseguraron que ella no tenía amenazas. 

Y el octavo asesinato de esta semana negra ocurrió en Pitalito, Huila, donde hombres armados llegaron hasta el barrio Los Pinos y dispararon contra Reinaldo Carrillo, uno de los miembros de la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos – ANUC.

Hoy se conoció sobre el asesinato de la madre y abuelo del líder social Fabio Montero Enriquez. Según se informó, un grupo de hombres armados dispararon sus armas de fuego y asesinaron a ambas personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial

Siguenos en nuestras cuentas