La Justicia Penal Militar ordenó la captura del comandante de la estación de Policía de Yarumal, el mayor Darlington Macías Trejos, quien habría desobedecido órdenes que posibilitaron el hostigamiento en el que fallecieron el subintendente Sergio Yepes Páez y la patrullera Luisa Fernanda Zuleta.

El pasado 23 de julio, durante el plan pistola ejecutado por integrantes del Clan del Golfo, en el municipio de Yarumal, en el norte del departamento de Antioquia, falleció el subintendente Sergio Yepes Páez y dos días después, luego de luchar por su vida, murió la patrullera Luisa Fernanda Zuleta. Así lo confirmó el director de la Policía Nacional, general Jorge Luis Vargas. Esta acción criminal generó una ola de rechazos por parte de la ciudadanía y del Estado, que le exigió a la organización delincuencial frenar los ataques que, a la fecha, han cobrado la vida de 38 uniformados.

Frente a este crimen, la Justicia Penal Militar ordenó la captura del comandante de la estación de Policía de Yarumal, el mayor Darlington Macías Trejos, por el delito de desobediencia. Según reveló Semana, el comandante habría incumplido la orden de sacar las patrullas del cuadrante y esta situación favoreció a los integrantes del Clan del Golfo para que pudieran cometer el atentado.

Las órdenes impartidas desde la Dirección de Seguridad Ciudadana de la Policía establecían que las patrullas debían estar conformadas por cuatro uniformados, como mínimo, no obstante, el mayor Macías habría autorizado que el subintendente Yepes y la patrullera Zuleta salieran a adelantar sus labores de vigilancia, lo que pudo facilitar que se presentara ese hostigamiento. Durante la misma semana se registróel asesinato de un civil y dos solados en los municipios de Arboletes y Carepa.

Asimismo, Semana conoció que en los próximos días el mayor Macías sería presentado ante los jueces de garantías en la Jurisdicción Penal Militar, la cual habría recaudado pruebas y testimonios de otros miembros de la fuerza pública, evidenciando que la decisión del comandante eludió los protocolos que buscan garantizar la vida de los uniformados.

Macías, quien deberá rendir versión en las audiencias preliminares y quien responderá ante la Fiscalía General de la Nación, es el segundo comandante de Yarumal capturado por hechos vinculados con el Clan del Golfo, debido a que el pasado mes de julio fue detenido el mayor Bernardo Mesa Guisao, por presuntos nexos con esta estructura criminal que anunció el cese del plan pistola en la tarde del jueves 4 de agosto.

A través de un comunicado de seis puntos, el estado mayor de este grupo armado ilegal manifestó que “como muestra de buena voluntad, hemos dado orden a nuestras tropas y grupos especiales para detener cualquier operación militar en contra de las fuerzas de seguridad del gobierno”.

A su vez, se despacharon contra el presidente saliente, Iván Duque y el ministro de Defensa, Diego Molano Aponte, indicando que no es cierto que el Clan del Golfo hubiera decretado un paro armado en el país. “Como tantas cosas de este gobierno mentiroso y cínico, eso es completamente falso”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.